[ Cerrar ]

Acceso a la información para un buen periodismo


Publicado el 16 de Abril del 2018 1:35 p.m. OPINIÓNAula Magna Por: Cuauhtémoc L. Varela Villegas



Por: Cuauhtémoc L. Varela Villegas

 

En el marco de la materia Acceso a la información, que humildemente imparto a estudiantes de la Licenciatura en Periodismo de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS), la premisa es dejar en claro, a quienes aspiren a ejercer esta profesión, que las leyes de transparencia y de protección de datos personales son herramientas que coadyuvan a realizar un buen periodismo.

He puesto ejemplos puntuales de la utilidad de estas legislaciones y casos de éxito, como el de la entonces desconocida periodista, Anabel Hernández que, en 2001, publicó un reportaje de las toallas de 400 dólares cada una y enseres para la residencia oficial de Los Pinos, como las cortinas eléctricas y a control remoto, de 17 mil dólares.

Todo esto se supo gracias a una solicitud de acceso a la información y el escándalo fue conocido como toallagate.

En un sentido estricto, decir periodismo de investigación es casi equivalente a un “salir hacia afuera”, o sea, un pleonasmo, ya que el periodismo como tal, debe asumirse como una actividad de investigación.

En todo caso valdría más el concepto de investigación periodística pues la investigación misma puede tener varias clasificaciones.

A partir del año 2001 y los siguientes en que se aprobaban y entraban en vigor las leyes de transparencia en los estados de la República Mexicana, figuraron voces de periodistas y comunicadores que le apostaban más a información filtrada o proporcionada de manera discrecional, pero habría que decir que utilizar una solicitud o bien, las plataformas electrónicas pertinentes, otorga la certeza jurídica que los datos solicitados y entregados son oficiales y por lo tanto confiables.

Un aspecto a aclarar, y en lo cual coincide el periodista Silber Meza, es que el acceso a la información no es un derecho exclusivo de los periodistas.

Hace unos días invité al aula a Meza, quien ha destacado a nivel nacional e internacional con su labor periodística.

La experiencia no pudo ser más enriquecedora para mis alumnas y alumnos, pues escucharon las vivencias reporteriles del culiacanense, así como consejos muy pertinentes.

“El futuro del periodismo depende de las capacidades de investigación y de narrativa de quien lo ejerce”, manifestaba mientras lamentaba que el principal obstáculo de los periodistas es que no saben partir de una hipótesis en sus investigaciones, las cuales deben ir reforzando con datos verídicos y oficiales, redactados con una narrativa ordenada y coherente.

En su visita a la Facultad de Filosofía y letras de la UAS, donde se imparte la Licenciatura en Periodismo, el culiacanense radicado en la Ciudad de México narró algunas experiencias al solicitar información, con la cual elaboró trabajos periodísticos importantes.

También hizo referencia al asunto de la Casa Blanca del Presidente Enrique Peña Nieto, en el que una solicitud de información a la Secretaría de la Defensa Nacional detonó la verdadera propiedad de dicho inmueble.

“Un periodista, que dijo que era vecino, preguntó sobre la presencia de militares alrededor del inmueble y habrían respondido que dichos elementos, adscritos al Estado Mayor Presidencial, se encargaban de la seguridad de la casa del Presidente de la República”, contó.

El invitado contó, además que al solicitar acceso al expediente del caso de Ayotzinapa, de más de 50 mil hojas, la Procuraduría General de la República hizo una versión pública que sirvió de base para varios trabajos periodísticos, como el que publicó en El Universal y con el que ganó el Premio Nacional de Periodismo 2015, en el género noticia.

Así es como se hace una buena investigación periodística o, dicho de mejor manera: así es como se ejerce un buen periodismo.

 

 

NN Noticias Sinaloa 2015. Todos los derechos reservados.