[ Cerrar ]

¿Afrenta al Estado mexicano; o vulnerabilidad del Gobierno?


Publicado el 20 de Julio del 2015 3:50 p.m. OPINIÓNISTAR MEZA



 

 

Cuando parecía que el Gobierno de Enrique Peña Nieto, se estaba apartando de las criticas y parecía atravesar por un cielo más despejado ostentando mejores resultados, se presenta un acontecimiento sorpresivo;  la “imperdonable” fuga de Joaquín Guzmán Loera, "El Chapo", uno de los mayores capos del mundo. Los medios de comunicación, intelectuales y gran parte de la ciudadanía se hacen preguntas en voz alta e incluso mediante redes sociales, pero sin respuestas inmediatas;  cómo es posible que un narcotraficante tan buscado pudiese escapar de una prisión de alta seguridad en México, saliendo de manera tranquila a través de un túnel de 1.500 metros, que tenía un acceso por el suelo de la ducha, con luz, ventilación y hasta escaleras. Es de ahí que se ha desencadenado una crisis de incertidumbre ante la falta de respuesta gubernamental, que deja al país en vergüenza mundial y nuevamente desconfiando.

Hay quienes se cuestionan si realmente estuvo preso el capo en algún momento o si sólo es un acto de teatro político,  porque es bien sabido que cuando se aprendió a Guzmán Loera  en el 2014, el presidente Enrique Peña Nieto aseguró en una entrevista que sería imperdonable que sucediera nuevamente lo que sobrevino al Gobierno del PAN en 2001 por lo que había girado órdenes estrictas de que se mantuviera absoluta vigilancia a la celda de dicho narcotraficante, sin embargo, por casualidad o causalidad esto ocurre de nuevo precisamente cuando él se encuentra fuera del país, pero es entonces donde nuevamente surge un cuestionamiento, dónde estaban los encomendados a vigilarlo, ésta fuga recae entonces a quien hizo caso omiso de un mandato presidencial o dónde está la falla; en la misma entrevista donde Peña Nieto dio las declaraciones mencionadas anteriormente, admitió que mantener al Chapo Guzmán preso era absoluta responsabilidad del Gobierno de la República.

 Es evidente que también es responsabilidad del Gobierno inspeccionar los permisos de construcción, si se está construyendo una casa atípica a 1.500 metros del penal, nadie se pregunta dónde está el permiso, de quién es y porqué a esa distancia precisamente, el otro punto es como se conoce con precisión dónde se encuentra ubicada la ducha del capo,  justamente ese “punto ciego” que por cuestión de derechos humanos se le permitió tener, en un penal de máximo escape, dónde los sensores no detectaron una intrusión y propiciaron la evasión de uno de los delincuentes más buscados del mundo,  golpe que debilita nuevamente al Presidente Enrique Peña Nieto, que provoca la interrogante de qué  liderazgo hay en el país, plagado de corrupción.

Ante esta situación queda claro y al descubierto que evadir al sistema penitenciario en nuestro país es fácil, solamente es cuestión de dinero para obtener los planos del penal, para construir una casa cerca del Altiplano sin ninguna revisión gubernamental, para construir un túnel que aunque muchos bromean al decir que en menos tiempo que los que construye el mismísimo gobierno y tan bien planificado como para salir justo en el baño que se requiere no deja de ser realidad, dinero dicen muchos, para comprar la ceguera, sordera y mudez de los funcionarios del penal,  que fenecieron con la integridad, la credibilidad y dignidad que le podía quedar al gobierno de México, dejando al descubierto la despótica vulnerabilidad en la que el Estado de Derecho se encuentra, encapotado bajo la densa vestidura de las imperecederas vacilaciones y desconfianzas de la sociedad mexicana.

Cabe recordar que de la anterior fuga de Guzmán Loera pasaron 13 años para que fuese nuevamente arrestado, logro que Peña Nieto anunciara como el inicio del combate al crimen organizado y que ahora venga a remarcar el cataclismo de la seguridad, pues una cosa es muy cierta, se podrán perseguir a los delincuentes por todo el mundo, se podrá inundar al país con elementos de seguridad e implementar operativos estratégicos que den resultados para capturar a los bandidos más buscados, pero mientras no se trabaje  en tener realmente penales de máxima seguridad, mientras se siga manipulando y se sigan comprando a los servidores públicos, mientras México siga hundido en la corrupción, mientras el perro se siga meneando al son de las monedas, seguirá existiendo la vulnerabilidad en la que el Gobierno se encuentra inmerso, seguiremos en la misma situación de captura y evasión, por lo que es entonces recomendable dar oídos a la frase de Albert Einstein  “Si sigues haciendo las mismas cosas, seguirás obteniendo los mismos resultados”, se requiere mejorar los sistemas penitenciarios, cambiar las estrategias; el Gobierno necesita evolucionar y cumplir verdaderamente con las funciones que le atañen, como lo era mantener preso a Joaquín Guzmán Loera, "El Chapo". 

 

istar.meza@gmail.com

 

 

NN Noticias Sinaloa 2015. Todos los derechos reservados.