[ Cerrar ]

Aquella noche en Tamaulipas


Publicado el 6 de Noviembre del 2017 8:37 a.m. OPINIÓNDe corazón Dorado



Por: Javier Llausás

 

Esta semana es muy especial para un servidor, pues hace cinco años la noche del 31 de octubre de 2012 el equipo de Sinaloa ganó su primer título nacional: La Copa MX frente a Correcaminos.

Por muchas cosas que vivía en el aspecto personal y profesional, la noche de Ciudad Victoria en lo personal es una de las más lindas de mi vida desde que comencé esta bonita aventura trabajando para el club de mis amores. Una semana antes el equipo de Sinaloa viajaba vía terrestre de Aguascalientes a Guadalajara después de ganar su boleto a la gran final frente a Necaxa y en una de las tantas paradas de carretera Dorados seguía por radio la otra semifinal que enfrentaba a Correcaminos frente a Tijuana; si los de Tamaulipas ganaban tendríamos que viajar de nuevo mientras que si lo hacían los rojinegros la copa se jugaría en casa.

“Pasó Correcaminos” se escuchó al terminar la tanda de penales seguido de comentarios como “Vamos por ellos, a ganarla de visita”… la suerte estaba echada. La confianza era alta y el ambiente muy bueno en el grupo, tan bueno que incluso hasta a mí me tocó corte de pelo y lucir el look de tomahaw que traían los jugadores.

Pero las cosas no serían fáciles, pues después de un gran arranque de partido Dorados se veía empatado en el marcador con un penal inexistente, sufría la injusta expulsión de su jugador Mario Osuna y el Corre remontaba el marcador. Fue en el tiempo de compensación cuando la magia apareció, el arquero Alfredo Frausto subió a rematar en el último tiro de esquina y anotó el gol del empate para mandar el partido a penales.

La inercia ganadora acompañaría al gran pez hasta la ronda de penales donde si anotaba el quinto ganaría; Y quien más para cobrarlo que el portero que apenas media hora antes se había convertido en héroe: Alfredo Frausto. El palco Sinaloense estalló en júbilo cuando el portero se acercó a cobrarlo y uno de los jugadores como si fuera adivino exclamó “¡Ya ganamos! El loco va a tirar un fierrazo y se acabó el juego” y Frausto fusiló a su colega naranja con un tiro físicamente imposible de atajar para hacer a Dorados el campeón de la Copa MX.

Culiacán salió a festejar; Sus bares y restaurantes se llenaban de alegría y el festejo fue tal que llegó hasta en el estadio de béisbol donde la afición siguió el partido por las televisiones de los palcos y coreaban los penaltis de Alfredo Frausto y Cuauhtémoc Blanco.

Noviembre de 2012 fue un mes Dorado en Sinaloa, el equipo logró prender a una afición que no lo había olvidado y le brindó a su gente la más linda de las enseñanzas: En el futbol y la vida el partido tiene 90 minutos, nunca te des por vencido.

 

 

NN Noticias Sinaloa 2015. Todos los derechos reservados.