[ Cerrar ]

¿Cómo decidir por quién votar?


Publicado el 11 de Junio del 2018 8:40 a.m. EDITORIALEDITORIAL



En esta elección se ha discutido mucho sobre el efecto de las “Fake News”, de las campañas al estilo Cambridge Analytica e incluso se ha hablado de la posibilidad de que Rusia hackee las elecciones. Se discute apasionadamente en las redes y entre los amigos sobre los escándalos, la responsabilidad histórica, la Casa Blanca y demás. Discusiones viscerales que se centran más en el gusto o disgusto por el partido objeto de la discusión o en el candidato a la presidencia que en la capacidad de gobernar de quien gane, la conformación del Congreso o la viabilidad de las propuestas de política pública.

Hay tres tipos de votantes según la temporalidad en la que toman la decisión de voto: aquellos que saben por quién van a votar desde antes del periodo electoral, aquellos que definen su voto cuando saben quién será el candidato y los que se esperan hasta el final de las campañas y deciden a última hora. Suertudos los que tienen una clara afiliación partidista que les permite estar 100 % seguros de su voto. O los que para generar congruencia entre su afiliación partidista, grupo de pertenencia y las noticias que escuchan, logran cambiar su percepción del candidato y no su decisión de voto. Sin embargo, aún son muchos quienes, entre toda la marea de información y de sentimientos, no pueden tomar la decisión.

La mayoría de los votantes intentan no desperdiciar el voto. Es decir, prefieren votar por partidos que tienen la posibilidad real de formar gobierno. A esto se le llama voto útil. Pero, de acuerdo a la ley electoral, se puede votar por alguno de los partidos chicos que son miembros de alguna coalición para ayudarlos a mantener el registro. De cualquier forma, los modelos pueden ser usados para evaluar a la coalición que se alinea con cada uno de los candidatos o el partido de forma individual.

El votante puede también pensar en emitir un voto estratégico. Para ello es necesario considerar quién es la opción menos deseada y esperar a ver quiénes son los dos punteros en las encuestas una semana antes del día de elección. Una vez determinados las dos opciones viables, el voto estratégico sería votar por el “menos peor”. Sin embargo, para determinar este orden de preferencias se pueden aplicar algunos modelos como el Econónico Retrospectivo que sugiere a los ciudadanos evaluar el desempeño del partido en gobierno de manera muy clara y directa: si las condiciones económicas han mejorado como resultado de las políticas del gobierno en el periodo anterior, entonces el votante apoya al partido en el gobierno. Si las condiciones económicas se han deteriorado entonces el apoyo va a alguno de los partidos en oposición. Otra opción es el modelo Económico Prospectivo, aquí los votantes basan su decisión en sus expectativas de cómo creen que serán las condiciones económicas en el futuro. ¿Qué cambios en las condiciones económicas predigo que ocurrirán en los próximos años? ¿Serán esos cambios beneficiosos para mí? ¿Serán beneficiosos para el resto del país? ¿Qué partido creo que está mejor capacitado para lidiar con dichos cambios?.

Sea cual sea el método que usted elija hágalo de una manera responsable, recordando que no solo está en juego su futuro, sino el del país entero.

 

 

NN Noticias Sinaloa 2015. Todos los derechos reservados.