[ Cerrar ]

¡Con huevos!


Publicado el 8 de Enero del 2018 10:12 a.m. OPINIÓNDe Corazón Dorado - Por: Javier Llausas



Por: Javier Llausás

 

No hay nada peor para un niño amante del futbol que las reglas que se van creando conforme vas creciendo y debes cambiar los juegos del recreo y las calles por los torneos de escuelas con sus debidos registros y reglamentos propios de cualquier evento bien organizado.

Esa etapa fue un tanto difícil para mí, ya que conforme fueron pasando los años y al entrar a la secundaria mis compañeros fueron cambiando sus gustos por otros deportes o actividades, lo cual redujo mi opción de jugar futbol a convertirme en cachirul y seguir jugando con mis amigos y primos que eran un año menores que yo.

Mis habilidades eran totalmente inofensivas para los niños de la clase 1989, incluso el tenerme en el campo podría representar ventaja a los equipos rivales; sin embargo el hecho de “hacer trampa” era algo que me preocupaba constantemente en la banca y el hecho de pensar que al momento en que el profesor me metiera los otros equipos podrían reclamar y suspender a mis amigos me quitaba bastante el sueño.

Fue hasta el último partido en la gran final y sin darme cuenta que no había peligro (ya que era un torneo escolar) que el profesor me metió a jugar en la zona defensiva con la misión de que el marcador ya no se moviera y fuera parte del “amontonamiento” que permitiera mantener el uno a cero a favor.

Aún con el nervio de ser un cachirul y entrando a un partido de ritmo vertiginoso rechacé mi primer balón de una manera muy débil y hacia al centro, causando extrañeza en mis compañeros de defensa. Nunca olvidaré que fue mi primo Manuel, uno de los capitanes del equipo quien se me acercó en la siguiente salida del balón y con su voz siempre calmada pero firme me dijo “¡Con huevos!”, haciendo que mi nervio a ser un cachirul desapareciera y comenzara por fin a disfrutar el partido.

Muchas veces necesitamos un empujón para retomar el camino y sacar lo mejor de nosotros e incluso volver a disfrutar lo que hacemos. Esta semana inicia el torneo Clausura 2018 y la familia Dorada tiene grandes expectativas en su equipo, deseamos que recupere esa agresividad que lo caracteriza en el terreno de juego y que tanto le gusta a nuestro entrenador quien se encuentra como todo el plantel: motivado para brindarnos muchas alegrías.

La afición jugará un papel fundamental para que Dorados recupere el protagonismo en la liga de ascenso y compita de tú a tú con rivales como FC Juárez, Tampico Madero o Celaya haciendo del estadio Banorte una aduana imposible de vencer para nuestros rivales. Como hace diecisiete años me lo pidió mi primo de una manera muy particular, ahora nos toca a nosotros apoyar y empujar a nuestros Dorados para lograr escribir la historia que lleve a Sinaloa de manera definitiva a la primera división.

 

¡Vamos por el 2018 Dorados!

 

 

NN Noticias Sinaloa 2015. Todos los derechos reservados.