[ Cerrar ]

“Democracia y voto”


Publicado el 12 de Junio del 2017 9:38 a.m. OPINIÓNEl Clarín Por: Juan Bernardo Martínez Ventura



 

Por: Juan Bernardo Ventura

¿Cómo es que se lleva a cabo la democracia? En origen, la democracia es el ejercicio del gobierno hecho para el beneficio del pueblo y es elegido por el pueblo para gobernar, el pueblo gobernado por el pueblo. Lo sorpresivo que sale a relucir en la actualidad en el ejercicio de esta tarea de llevar a cabo la democracia, es que, quien es colocado por el pueblo deja de ser parte del pueblo y se convierte en gobernante y en su mente al no ser del pueblo ya no vigila la tarea principal por la cual fue votado que se supone es beneficiar al pueblo, sino que este ahora gobernante vigila sus propios intereses. A pesar de que de alguna manera la democracia fue llevada a cabo, es desvirtuada por la equivocada mentalidad de los aprovechados, más la débil e ignorante fuerza de la defensa de todos aquellos que participaron para colocar a sus gobernantes; unos por aprovechados y otros por dejados, y todos porque la voluntaria ignorancia de sus derechos y obligaciones prevalece por encima de sus obras, y se ve reflejado todo en la pereza de cambiar las situaciones de raíz, dejando que pasen los días, y dejando que se debiliten los ánimos de los pocos defensores de sus derechos, y finalmente la desidia y la cobardía prevalece, la sabiduría ya no es buscada y las necesidades de sobrevivir matan al deseo luchar en la búsqueda para llevar finalmente a cabo una democracia que funcione, la que beneficie al pueblo, la que satisfaga a todos. Así es como se lleva a cabo la democracia hoy en día. Sólo esto viéndolo desde un punto de vista general del evento, porque si lo analizamos detalladamente nos daría vergüenza, apenados estaríamos de formar parte activa de cualquiera de las partes involucradas, porque veríamos que quienes realmente juegan con nuestras vidas y nuestros destinos son la ignorancia, la cobardía, la estupidez, la corrupción, el egoísmo y la vanidad, al mismo tiempo que se notaría la ausencia o debilidad del conocimiento, la valentía, la destreza, el amor, la virtud, el servicio, la justicia y el desinterés personal. Así se desperdicia la democracia hoy en día.

Y es que la democracia no es difícil de llevar a cabo. Debe de existir un pueblo que valore y ejerza en justicia su derecho de votar, su derecho de elegir por democracia a quienes administrarán sus recursos en beneficio del pueblo; debe de ser un pueblo educado en la diversidad del conocimiento y consciente de sus necesidades, así como de los alcances que sus herramientas y recursos les puedan otorgar, debe de ser un pueblo que no se deje influenciar con falsas promesas y que sea capaz de seguir las mejores ideas, debe de ser un pueblo que conozca sus derechos y esté dispuesto a cumplir con sus obligaciones.

Por otra parte deben de participar en el ejercicio de la democracia como candidatos para ser votados, personas de corazón servicial, personas del pueblo, con intereses del pueblo, sin intereses partidistas que corrompan cualquier buena intención; deben de ser personas que a pesar de sus errores naturalmente humanas, tengan buena disposición de trabajar por el bien del pueblo sin buscar beneficio propio y que la corrupción no sea parte de sus opciones de trabajo en ningún sentido, que sus propuestas hayan sido creadas con la finalidad de beneficiar su comunidad; personas del pueblo que nunca se consideren superiores al pueblo, que tengan las habilidades para servir adecuadamente y lograr buenos resultados para todos; deben de ser personas que no tengan la idea o propósito de gobernar ejerciendo control forzado por el miedo o alentado por la injusticia, sino que su único propósito sea el de TRABAJAR EN EL SERVICIO DE SU PUEBLO, de su gente, de su nación, de la humanidad.

ADEMÁS, para que el justo pueblo ejerza su derecho a votar y los humildes candidatos sean electos para ser servidores públicos, se requiere de un sistema electoral que sea realmente democrático, trasparente, que respete el derecho del voto, que sea digno de confianza por parte del pueblo y que su único fin sea el de contar los votos y publicarlos con el respaldo de la verdad, con el respaldo de las matemáticas sencillas, matemáticas en las que se afirmarían dos verdades, UNA, que la mayoría de los votantes lo elija, es decir, que reciba más del 50 por ciento de su lista de votantes directos (aunque tenga la diferencia de un solo voto); y DOS, que los votantes sepan  y acepten que son absolutamente certeros esos resultados. (Candidato: No es digno de regocijo que seas elegido por la minoría más grande, porque significa que la mayoría del total de votantes NO te quieren de gobernante).

De llevarse a cabo el correcto ejercicio de elecciones democráticas, el pueblo reconocería el liderazgo de sus servidores públicos directos y ellos a su vez mantendrían el enfoque principal de servir y beneficiar a quienes les colocaron en esa posición de servicio por medio del uso consiente y valorado del poder del voto. Y ambas partes participarían en el desarrollo adecuado de su nación.

Si piensas que es un sueño ejercer correctamente la democracia, pues bueno, se supone que así debería de ser en la realidad. ¿Qué falta para lograrlo?, ¿Cómo puedes participar?

 

 

NN Noticias Sinaloa 2015. Todos los derechos reservados.