[ Cerrar ]

DOCUMENTOS BANCARIOS


Publicado el 4 de Septiembre del 2017 9:22 a.m. OPINIÓNSéneca



 

Por Séneca

Me gustaría platicarte un poco sobre los diferentes documentos que usan los bancos, por lo que haremos algunas sesiones para explicarlos, en ocasiones los usamos o escuchamos de ellos, sin embargo no sabemos en qué casos se usan o cuáles son sus alcances.

En esta ocasión vamos a verlos de forma clara para entenderlos y en su momento saber si los usamos o no, ya que todos ellos tiene repercusiones considerables.

En el ámbito comercial se utilizan diferentes documentos representativos de las diversas transacciones que se realizan, la banca no es la excepción, ahí se usan diferentes documentos que buscan facilitar las operaciones financieras entre los usuarios, estos documentos deben reunir algunas características que son:

AUTONOMÍA: Consiste en el principio de que a su beneficiario cuando lo va a cobrar, no se le puede oponer poniendo como excusa los problemas que puedan existir entre el emisor y el que está obligado a pagarlo, salvo que el emisor no cumpla con los requisitos necesarios para que el documento sea válido. Si una persona te paga con un cheque y cumple con las normas establecidas por la ley, se te debe pagar aunque el banco o el empleado bancario tenga algún problema con el emisor.

LITERALIDAD: Significa que su beneficiario debe exigir solamente el cobro de la cantidad indicada en el documento, no más.

INCORPORACION: Esto quiere decir que en el documento está incorporado un derecho que debe ejercer el beneficiario, y en consecuencia el documento vale por si mismo, esto es, si se te llega a extraviar no puedes ejercer el derecho que te da ese documento ya que para eso debes presentarlo.

Los instrumentos negociables más utilizados en el campo bancario son: los cheques, las letras de cambio y el pagare, a continuación veremos un poco sobre los cheques:

CHEQUE: Este documento es el título de crédito mas usado en nuestro sistema financiero, existen el cheque normal que usan tanto empresas como algunas personas físicas, así como el CHEQUE DE CAJA, este segundo es un documento que el usuario va y compra al banco, el usuario determina el beneficiario (que incluso puede ser el mismo), el monto del cheque y paga al banco ese monto junto con la comisión que el banco cobra, este documento está amparado por el banco ya que cuenta con el dinero valor del documento por lo que tiene fondos, el cheque de caja no puede ser negociado por ninguna persona física o moral excepto el beneficiario del mismo, por lo que si compras uno documento de estos debes asegurarte de definir bien al beneficiario, ejemplo, si compras un cheque de caja a nombre de un tercero y después no realizas la negociación, el cheque no podrás cobrarlo tú, lo que puedes hacer es solicitar la cancelación de el y recuperaras el valor del cheque sin la comisión.

Los cheques tradicionales, -los que tú conoces normalmente- son títulos de crédito que el banco otorga al cuentahabiente para que este gire contra el saldo de una cuenta previamente abierta y depositada una cantidad de dinero, pueden ser expedidos al portador (hasta la cantidad de $4,999.99), esta cantidad la determina la CNBV cada cierto tiempo, no los bancos.

También se pueden expedir nominativos, o sea, a nombre de una persona física o moral, estos documentos, de origen, no traen restricciones, esto es pueden ser negociados, endosados sin problema, siempre y cuando cumplan con los requisitos de ley, sin embargo hay algunas opciones que se pueden usar para cierto fin, por ejemplo a estos documentos se les pueden poner “leyendas” como “Para abono en cuenta”, eso indica que el documento puede ser endosado pero con la condición de que este sea depositado, otra leyenda es “para abono en cuenta del beneficiario”, esta indica que el documento no puede ser endosado ni cobrado en efectivo, solo depositado en una cuenta a nombre del beneficiario.

La leyenda “no negociable”, obliga a que el documento pueda ser negociado, por el beneficiario y solamente el, no puede endosarlo a nadie, y así existen diferentes leyendas que se pueden usar para asegurarse que el documento cumpla con su propósito.

Existe el cheque posfechado, esta era una práctica muy común en los 90, cuando se expedía un cheque pero este tenía fecha en un futuro, días, semanas o meses, el titular de la cuenta quería el documento fuera cobrado o negociado en la fecha indicada en el cheque o después de ella, no antes, sin embargo, los bancos no están obligados a respetar esa indicación, por lo que si el beneficiario del cheque se anticipaba a cobrar y había fondos el banco lo pagaba.

Los cheques nominativos pueden ser protegidos convirtiéndolos en cheques certificados, esto es, el banco retira de la cuenta del titular la cantidad valor del cheque mas una comisión por el servicio, entonces al documento se le pone “CHEQUE CERTIFICADO” esto certifica que el banco responde por él ya que cuenta con los fondos del mismo, las condiciones para negociar estos documentos son las mismas que el cheque de caja, esto es, solo el beneficiario puede cobrarlo o depositarlo a una cuenta que este a su nombre.

 

 

NN Noticias Sinaloa 2015. Todos los derechos reservados.