[ Cerrar ]

El Chawawin le rezó a la calavera


Publicado el 10 de Octubre del 2016 10:26 a.m. OPINIÓNAndanzas



Por Ernesto Leyva

 

 

Era el año de 1984 cuando conocí al "Chawawin" era un morro que siempre andaba en movimiento no podía estar en estado firmes. También le fascinaba todo lo relacionado con buena ropa y trajes de lujo, carros y camionetas del años era muy excéntrico. Había una morra que le movía el tapete pero esta era muy guapa y no se fijaba en el, ya que no tenía ni para invitarle un raspado  con el "Chuyón" un compa que los vendía en la esquina en su carretón. Cierto día amenazaba la tarde iba más triste que un cholo sin su grabadora y empezó a patear botes, cuando de repente ve a la dama que siempre le había apachurrado la pechuga, ésta paso y ni siquiera tuvo la gracia de voltear a verlo, al ver esta acción el "Chawawin" se fue a su casa con los ojos más abogotados, como si  lo hubieran contratado en un velorio para que llorara toda la noche. Llegó a una esquina de una famosa tiendita se compró unos chicles bolas y los empezó a masticar. En eso llega un tipo con sombrero tipo ranchero y unos lentes negros, se ha de haber fumado un extra largo ya que era de noche. El tipo desconocido le pregunta: ¿qué paso mi "Chawawin" por qué tan tristón?, al oír eso dio un salta pa´tras ya que nunca en su vida había visto a ese tipo. A moco tendido el "Cahwawin" le platica; es que la verdad, estoy más salado que un chamoy ,no tengo dinero, ni morra lo que más quiero es una camioneta como la de usted. Jajaja  se riel el extraño, resale a la Calavera y ¡ya lo veras!, al irse el tipo le dejó una hojita con el rezo. El "Chawawin" ni tarde ni perezoso empezó a rezarle a la calavera. Cuando este término, salió a la calle y llegó un tipo de los más ricos de aquel lugar, le comento: Oye ¿me cuidas la camioneta?, no sé dónde dejarla van a arreglar mi casa y ocupo donde dejarla, te la presto mientras pasa esto y te doy para la gasolina. Cuando oyó esto se le hicieron unos ojos de sapo de lo sorprendido. Cuando agarró las llaves, empezó a pasearse por toda la colonia, y la "Chayito" como le decían a la morra que le gustaba; al ver el camionetón se subió de volada, así anduvo por tres días al momento de dejar la troca le contó lo sucedido a su mama y este al terminar su relato ella le da un santo cintarazo que le quedo como tatuaje y al verlo correr le avienta  un chanclaso en la pura chompa, que creo que es la causa de que siempre está en las nubes. El "Chawawin" le rezo a la calavera y esta cumplió sus deseos, un milagro una casualidad pero él se montó a una troca.

 

 

NN Noticias Sinaloa 2015. Todos los derechos reservados.