[ Cerrar ]

El Cornetas


Publicado el 7 de Febrero del 2017 10:38 a.m. OPINIÓNAndanzas



Salí  de mi casa con un vaso lleno de café con su respectivo virote, me voy echando un sorbo porque estaba caliente y de repente veo que una sombra gigante va apagando la luz solar, cuando siento un palmazo que el café y el virote se me pasaron por las narices, y al voltear veo a un tipo flaco y narizón, era el famoso Cornetas, que riéndose con su maldad, me dice:

-¿Qué rollo? ¿Cómo andamos?

-Ahí nomás- le contesto. -¿Qué andas haciendo por acá?

-Ya ves, hoy hay juego en las canchas y pasé a invitarte- responde

-¿Quién juega?

-Los Charoles y Discos Alely

-Òrale se va a poner bueno. ¿Es donde juega el Mexicano y todos sus compinches?

-Simón.

-Ah pues ahí la vemos

-Oyes -dice el cornetas -¿Y que ha sido de la Dientona?

-Ah por ahí hubieras empezado, ya se me hacía muy cortes de tu parte venir a mi cantón.

El Cornetas es el clásico feo que se la daba de mascarita sagrada y le hacía al simpático, mientras que la Dientona era una morra de buenos bigotes pero muy burlesca, ya que se acoplaba con su mamá y para que les cuento... 

Recuerdo aquellos tiempos, cuando estaba el añejo de 1986 en todo su esplendor, cuando la historia entre esta morra y el Cornetas comenzó (y terminó), todo con una conversación entre ese narizón y yo:

-¿Qué ondas? salúdame a la Dientona, háblale bien de mí, hazme el paro- me pidió el Cornetas

-Pues no sè, la morra se la da de "muy muy"- contesté aquella vez

-¡No te aguites! Ahí te va esta pepsicolona con su cortadillo.

No me dijo dos veces cuando me fui corriendo a la casa de la Dientona llevándole la misiva, quien al ver al Cornetas se carcajeó junto con su santa madre y me dijeron:

-Parece que está parado de manos, ve esas piernitas, parecen las piernas de Malena- y se rieron.

-Bueno, ¿que rollo? ¿què le digo?- pregunté

-Dile que si. Le voy a bajar todo. No cenaré en la noche con tal de comer más.

Pues se hizo la cita y al otro día me encontré al Corneta y le pregunté que si como le fue en la cita, y él me contestó:

-¡Nombre! Me bajó todo, ella con su gorda madre. Ya que estaba en las mieles me presentó a su novio y me vine más triste que un cholo sin su grabadora- se lamentó

-No te pongas triste mi Cornetas, el compa con el que anda es más flojo y desobligado, y ya ves a este tipo de mujeres asi le gusta, va a terminar mal.

Y así fue...

Brincamos al añejo del 2008 cuando me encontrè a la Dientona pero ya sin dientes, toda gorda, desaseada y casada con el vago ese. El cornetas le siguió al galán y termino más abandonado que un gato de basurero, pero eso si, con su nariz más grande que un político en pleno apogeo.

 

 

 

NN Noticias Sinaloa 2015. Todos los derechos reservados.