[ Cerrar ]

El Diablo anda suelto.


Publicado el 4 de Agosto del 2017 9:19 a.m. OPINIÓNAndanzas



Por: Ernesto Leyva

Era casi las once de la noche estábamos el "Pollo Macanaki", el "Pila" y yo, se barajeaba el año del 1986, acabábamos de terminar un partido de fut de salón, estábamos viendo los errores por la goliza que nos pegaron y a la vez agarrando cura, cuando el "Pollo" se levanta como si le hubiera picado algún animal extraño, que te pasa "Macanaki"? le dice el "Pila", ya me voy  tengo que jalar para la casa me están esperando, pero ¿por qué? le digo si la novela ya se terminó, le comenté esto, ya que no se perdía la novela de las ocho donde salía Humberto Zurita argumentando que se parecía a él. (me ganó la risa.) Razón por la que pedía todos los juegos a la ultima hora a  las 11 de la noche. Como todos los días era lo mismo apliqué el periodismo puro y la hice al pistachon  zig-zag. Lo seguí y resulta que el muchachón jugaba a la baraja. y me preguntaba que si quería jugar. le contesté que nunca me ha gustado los juegos donde se pierde tiempo sentado y a la vez dinero, a mí me gusta la acción. Pues agarra ese keki y siéntate ahí, los mirones son de palo me comentó. empezó la bronca el "Makanaki" ganaba y perdía, así se la llevaba hasta ya como a la una de la mañana un contrincante le dijo, ¿qué "Chocorrol" apostamos todo o nada?  ¡sale!, le dice el Polluelo. Cuando le tocaba sacar la última carta y decir que tenía. El "Pollo" miraba al techo y decía ¡diablo ayúdame! cuando dijo eso me estaba tomando un trago de agua negra que casi se me salía por las narices. En eso grita el "Pollo" ¡gane, gane  macuarros! saque un cruz y un escapulario por si las moscas, cuando el "Pollo" dijo ya ven nunca me van a ganar este juego es del diablo. Agarre mi cruz y me acerqué a su hermana ¿como la vez? le dije, mira ya le dije que se pusiera en paz porque con eso no se juega y el por eso lo hace, pero algún día le va a dar un susto el Satán. Pasaron los días seguimos jugando y me daba cuenta que el "Pollo" ya no se iba a jugar baraja, se me hizo raro agarré mi libreta y pluma corriendo a su casa aplique la periodista al estilo Jaime Olson. En la puerta de su casa me recibió su hermana al preguntarle me contestó impresionada, no creo que juegue en buen rato.¿ y eso? le repliqué. Lo arañó el diablo. ¿A poco? le dije. Si volvió con sus tonteras y hace unos días se le apareció el diablo arañándole la espalda y si no me crees ahorita que venga dile  que te enseñe la espalda. No acababa de terminar de hablar cuando llega el buey que se asoma, a ver "Pollito" enséñale la espalda no me cree. Se va quitando la camisa y me quedé más helado que unos hielos de jaibol. Eran unas marcas y manchas gigante no era de un animal. Y eso no es todo vamos al cuarto, al llegar ahí me da un tufo como si estuviera llegando al mercado, "futa" ¡exclamé!. apestaba a azufre y el techo de la casa ahumado. Ahí nos vemos me retiré con una tembladera de dietes que parecía marimba chiapaneca. Ya a los días le comente a los plebes de el equipo. Le pedimos agua bendita al padre del Buen Pastor, como una cubeta aproximadamente. Y al llegar el "Pollo" a las canchas lo bañamos con agua bendita. Al cual nos contesta: ¿a qué se debe el festejo ganamos o qué? Es para que se te salga verdaderamente el chamuco. El "Pollo" agarró la onda llorando y abrazándonos nos dio las gracias y que ya no lo volvería hacer este fue un error de niños y cuidamos a nuestro amigo. Sonó el silbato señal que el Martin Ñemgas ya nos decía morros métanse a la cancha, los esperan los “Patos Club” y empezó el juego.

 

 

NN Noticias Sinaloa 2015. Todos los derechos reservados.