[ Cerrar ]

El encerado y resbaladizo picaporte de Los Pinos


Publicado el 4 de Junio del 2018 9:09 a.m. OPINIÓNMiguel Alonso Rivera Bojórquez



Por: Miguel Alonso Rivera Bojórquez

 

En el rostro de algunos priistas se observa el presagio de la derrota. Encuesta tras encuesta ven inamovible la figura del enemigo a vencer: Andrés Manuel López Obrador, observan como su candidato cada vez se encuentra más lejos de las preferencias electorales. Pero nadie puede todavía, en las vísperas del domingo 1 de julio, escribir el epitafio de José Antonio Meade Kuribreña. También está vivo Ricardo Anaya Cortés quien acaba de presumir la ejecución de la suerte charra llamada el “paso de la muerte”. Nadie puede declararse ganador antes de tiempo. Nadie, excepto Jaime Heliodoro Rodríguez Calderón, conocido como “El Bronco”, quien con ninguna posibilidad de triunfo vino a dar la nota a Sinaloa al posar para la cámara fotográfica con el ex gobernador Mario López Valdez y su ex secretario de gobierno, Gerardo Vargas Landeros. Con ellos el priista Carlos Montenegro Verdugo, candidato a diputado que busca su reelección. Las bromas y los memes no se hicieron esperar. “¿No les mochó las manos?”, fue la pregunta. Incluso, en la crónica del portal de noticias “Café Negro” se lee en su segundo párrafo: “Tengo las manos grandes pero limpias”, respondió el ex gobernador de Sinaloa (Mario López Valdez), al ser cuestionado si no tenía miedo que le mocharan la mano, luego de saludar a El Bronco.” El ritual del encuentro entrelos políticos es el abrazo efusivo con fuertes palmadas que hacen de ese saludo un éxtasis de sensualidad y complicidad: es el certificado de impunidad que se extiende con un abrazo que representa el pacto silencioso de la Ley de Omertá. Los políticos no son lo que dicen ni lo que sienten, son lo que hacen. Hay que cerrar los oídos a sus palabras y ver únicamente su comportamiento. Así fue el abrazo entre El Bronco y MALOVA.

Independientemente de este pasaje anecdótico, durante esta semana se ha fortalecido el llamado, a través de articulistas en diversos medios, de otro protocolo contra López Obrador con el denominado “voto útil” a favor de quien se encuentre en el segundo lugar de las preferencias. También han arreciado los videos, memes y mensajes ofensivos donde pretenden denostar a López Obrador calificándolo como un demente senil, mesiánico, mentiroso, corrupto e inepto y como un peligroso socialista que puede traer mil calamidades para México. A todo esto habría que agregar la guerra de losnúmeros de estudios que no pretenden ser un reflejo del ánimo del elector sino desinformar, confundir, engañar y manipular.

Esta estrategia quiere convencer al electorado de que el PRI y el PAN pueden vencer todavía a MORENA y que, además, son las únicas plataformas que garantizan progreso, estabilidad y futuro a las familias mexicanas, que ellos vienen cargados de honestidad y buenos deseos, piden que creamos en sus buenas intenciones a pesar de todo los escándalos de corrupción, la carestía y el sufrimiento de la población en diversos reclamos sin resolver.

Por el lado contrario, es evidente la situación que sufren la mayoría de las familias mexicanas por el inconcebible precio del combustible, los altos índices de inseguridad y violencia, el galopante desempleo, la miseria lacerante, la pobreza alimentaria, un deteriorado sector salud y un sistema educativo caduco y fracasado.

El Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, tiene la incondicionalidad del Poder Legislativo y la sumisión del Poder Judicial. Puede trascender del pantano en que se encuentra respetando la elección pero, con una Ley de Seguridad Interior y la fuerza del gobierno, parece más un priista aferrado a no dejar ir el poder que un hombre de Estado. Hoy por hoy, estamos ante un presidencialismo que ejercerá su máximo poder para eliminar la voluntad colectiva, como ya lo han advertido diversos intelectuales y plumas disidentes en lo que va de la semana. Es por eso que se llamó a René Juárez Cisneros y este a su vez convocó a la vieja guardia del PRI. Ahora se puede ver claramente como el pleito electoral solamente se visualiza –para la tradicional filosofía tricolor - entre dos partidos: el PRI y el PAN, pretendiendo aniquilar con las encuestas compradas al candidato de MORENA, primero con la percepción y luego con la realidad diezmando a su oponente y sometiendo a sus seguidores. Hay analistas políticos como la periodista Sanjuana Martínez Montemayor que alertan sobre la posibilidad de la aplicación del fraude mayúsculo, mientras gentes como Gabriel Zaid, ensayista de origen palestino, se mofan de López Obrador y convocan  al voto útil anti AMLO. En su análisis sobre El Bronco y AMLO, argumentando el por qué no deben llegar a la Presidencia de la República, culmina diciendo que “son los únicos provincianos y los únicos sexagenarios”. Además sostiene que el corazón de AMLO no resistiría la victoria.

Para finalizar, cito textualmente el pronóstico del ex perredista Armando Ríos Piter a un mes de la elección: “Anaya se desinfla, AMLO resbalará al final yMeade ganará”. En este enfoque, para el PRI, la alternancia es un sinónimo de ingobernabilidad y lo que podemos anticipar es que el picaporte de LosPinos puede abrirlo cualquiera –menos un ajeno al sistema- en un país donde la compra de conciencias, la injusticia, la impunidad y el fraude forman parte de la normalidad. Los votos que entrarán a las urnas, sin importar cómo, que se contarán quien sabe cómo, con las peores prácticas del pasado y eluso de la fuerza del Estado, modernizadas tecnológicamente, son los que definirán quien será el próximo Presidente de la República.

 

 

NN Noticias Sinaloa 2015. Todos los derechos reservados.