[ Cerrar ]

EL FAB - Limón; la historia de un amor


Publicado el 11 de Julio del 2016 12:14 p.m. OPINIÓNAndanzas



Por: Ernesto Leyva

 

Era el añejo de 1982 cuando andábamos queriendo entrar en secundaria, se viene una nostalgia tremenda por la separación de tus amiguitos de primaria para siempre, pero la realidad es otra, tus amigos cada quien agarra por su lado, actualmente llega esto a mi memoria y ando cavilando por un lado y por otro. Estaba muy en mi papel cuando llega la "Birria" y me da un sopapo y me dice: ¿qué tienes wuey? ¡Naranjas!, ando agüitado porque ya no veremos a los plebes ya vamos a entrar a secundaria y no los volveremos a ver. ¿Y no más por eso esta triste?; deberías de alegrarte a esos canijos no los quiero volver a  ver nunca, mejor la dejé ahí porque me dio un risotada que para que les cuento. Vámonos a las canchas me dice la "Birria", vámos; le conteste, llegando a la canchas estaba una muchacha que era novia del "pelusa", le decíamos así, porque tenía más pelos que una bola sacada del W.C. cuando esta tapada.

Pero lo que le sobraban en el cuerpo le faltaban en la chompa, estaba más pelochas que un pobre en una feria. El "pelusa" y su morral siempre estaban agarrados de la manopla, derramando pura miel, en eso vemos al "Fab Limón" con su clásico balón de basketbol y de volada la "Birria" le pidió la reta, el "Fab Limón" era bueno, la "Birria" y yo más malos que escupir en la cara en época de Semana Santa, al terminar la careada el "Fab" y la "Birria" se lanzaron a tomar sus pepsicolonas y sus pancremas en la tiendita de las cancha, yo me tendí a la llave  del agua que estaba en la última cancha para saciar la sed, al juntarnos de vuelta, me dice la "Birria", ¿qué traes en la boca? nada le conteste. ¿Cómo no? ¡es un renacuajo! chale de tanto sapo que hay en los charcos de la llave, alguno se me ha de haber lanzado, no me quedó otra más que escupirlo, en eso estábamos cuando vemos que al "Fab Limón", se quedó más helado que un boli en la hora de recreo y cayéndosele toda la baba, ¡pues como no!, iba llegando una linda güerita ojos azules con su balón de basket  y un shorcito que para que les cuento, en eso va llegando el "Fumarolas" y nos dice ¿qué rollo ya vieron a la morrita? parece que es la sobrina de la novia del "pelusa", está muy buena gente desde aquí le veo lo santa. 

Pasaron los días y aquella linda niña seguía yendo a las canchas con su tía y su novio a jugar basket, para eso vimos al "Fab Limón" muy pegadito a ellos como vil chicle y empezó a invitarla a jugar, hasta que se hicieron novios, la primera vez que la vimos tomarle la mano al "Fab Limón", dice la "Birria" otra que se me va por falta de presupuesto ya que el  "Fab Limón" está más feo, que quitarle un dulce a un niño, a mí y a la "Birria" no nos quedó otra que cuando íbamos a las canchas mirábamos como el "pelusa" y el "Fab Limón" llenaban las canchas de pura miel, los mirábamos de lejos y siempre le envidiamos su buena suerte, porque no sé como pero el "Fab Limón" siempre traía dinero para dispararle su chesco y su pirulí a la "ojitos" apodo que le pusimos a esta bella dama.

Como el tiempo no le pide permiso a nadie y este se fue como ninguno, llegó la entrada a la secundaria, a la "Birria" y a mí nos dio una alegría que la mayoría de los morros del salón de sexto año estábamos en el mismo salón, nos juntamos casi todos, la "Birria", el "Gargajo", el "Fumarolas", el "Pata de Perro", el "Asno" y el “Suavecito”, andábamos agarrando cura cuando pasa la "ojitos" y el "Fab Limón", y la "Birria" tenía el ojo más clínico que un doctor del Seguro Social, nos dijo: oigan plebes ¿ya vieron a la ojitos? esta engordando, ya se le está quitando lo buena gente, simón dice el "Gargajo", le está dando duro a los virotes con frijol (ahora les llaman molletes) pues si sigue así va a flotar, ojala que no conteste; ya que la muchacha es muy simpática a todos saluda a pesar de ser bonita, el tiempo pasó y cuando mirábamos a la pareja antes pasaba abrazada, después  agarrada de la mano solamente, hasta llegar a caminar muy separados, ya al "Fab Limón", como que había perdido interés en ella, pues la "ojitos" no hizo caso y siguió comiendo esos famosos virotes enfrijolados con sus chesco de cola, unos meses después, pasaba solamente con sus amigas, hasta llegar a andar más sola que un cactus en el desierto.

Un día como cualquiera la veo sentadita sola en las canchas de la escuela, agarro valor; me atreví a preguntarle, oyes tu eres la novia del "Fab Limón"? Sí, me contesta ¿y él?, no lo sé; no lo he visto, ya no va ni para las canchas, ni aquí en la escuela estoy preocupada ¿qué habrá pasado? La vi tan triste que mejor me retiré sin decir más, supe después que el "Fab" se había cambiado de turno, estábamos en la tarde y él se cambió en la mañana y a las canchas de la colonia no se dejó ver, y esta historia de amor no supe el final, una tarde como la "Birria" y yo eramos algo periodísticos (mitoteros) llegamos a esta  conclusión, el "Fab Limón" al ver que su novia iba agarrando vuelo o sea engordando este la fue abandonando hasta dejarla totalmente. Esta es una historia de amor sin final, quizás sea única ya que siempre todas terminan… y fueron muy felices para siempre… 

 

 

NN Noticias Sinaloa 2015. Todos los derechos reservados.