[ Cerrar ]

“El filo”


Publicado el 30 de Diciembre del 2016 10:20 a.m. OPINIÓNAndanzas



 

 

Venia de pasajero en un camión del Infonavit Humaya por ahí en el año de 1978 conducido por el famoso “Pato “apenas íbamos cruzando el Puente Negro cuando alguien pide la parada y se sube inmediatamente; era un compa barbón con pantalón de mezclilla y camisa a cuadros se miraba mal encachado.

En eso veo que no se sienta y se va al fondo del camión y empieza a afinar la garganta, de repente empieza a cantar la canción de la “Pita amor”, canción que hasta la fecha nunca supe su letra, ahora que existe el google voy a empezar a buscarla. Ese personaje era nada menos que el famoso “Filo” un personaje  que vivía en Aguaruto un pueblo que está a un lado de la Penitenciaria de Culiacán.

Este personaje debería de estar en las glorias de Culiacán, o el salón de la fama, ya ven ponen a cualquiera y el “Filo” era todo un personaje. Siempre me preguntaba a parte de cantar en los camiones que otra actividades hacía por qué se la llevaba en los camiones no había algún camionero que no lo conociera, siempre miraba que al terminar de cantar su “Pita amo” empezaba a pedir feria a todos los pasajero y se enojaba mucho cuando no le daban, también le hacia la valiente, ya que si alguien lo miraba con mala cara de volada se ponía al brinco, cierto sábado iba para el Centro de la perla del  Humaya, cuando veo al "Filo" subirse al camión de forma desesperante se fue de volada para el fondo del camión y empezó a garraspar para empezar a dar su concierto, ese día lo vi muy acelerado como que si le hubieran robado el caballo, empezó a cantar su famosa canción “Pita amo” lo que me di cuenta que sacaba mucho la chompeta como que espera llegar a un lugar, ya agarrado rumbo al Puente Negro, pasamos la cervecería, y este desesperado empezó a pedir le feria a la raza, unos le daban y otros no provocando su enojo, pasando la estrella le pidió la parada al camionero, pero no sin antes pedirle su cuota por la cantada que pego.

El camionero le dio unas monedas y por debajo del asiento le dio un envase de caguama, ahí fue donde logre descifrar el famoso enigma del “Filo” al vato le gustaban las serpentinas y por eso iba acelerado andaba crudo el compa y al agarrar el dinero que le dieron los pasajeros del camión, luego, luego se bajó en el expendio que por cierto era el único de la época y todos los borrachines de la colonia tenían que agarrar el camión para comprarse sus sabrosas caguamas, a mi compa “Filo” le fascinaban el sabroso néctar de los dioses y lo que agarraba en los camiones se los gastaba en sus cebadas, un saludo al famoso “Filo” donde quiera que se encuentre…donde quiera que se encuentre… 

 

 

NN Noticias Sinaloa 2015. Todos los derechos reservados.