[ Cerrar ]

El Grupo Atlacomulco y la estrategia del poder (5)


Publicado el 6 de Noviembre del 2017 9:58 a.m. OPINIÓNMiguel Alonso Rivera Bojórquez



Por: Miguel Alonso Rivera Bojórquez

 

(Quinta Parte)

 

PLAN A: En ese ritual del destape, el dedo apunta hacia José Antonio Meade Kuribreña, quien se vislumbra como el virtual candidato a la Presidencia de la República por el PRI, habilitado con la reforma a los estatutos del PRI y confirmado como el “ungido” en su reciente participación con mujeres de la escuela de cuadros del PRI, en el Estado de México, a donde acudió como el único aspirante, arropado por el grupo Atlacomulco, en una evidente exaltación de la plutocracia mexicana. No obstante, existe la posibilidad de que sea un perverso distractor y el futuro de Meade sea en realidad sustituir a Guillermo Carstens, quien se va del Banco de México el 30 de noviembre. Nada parece haber cambiado en esa tradición mexicana de heredar el poder.

PLAN B: Se publicitan como defensores de la democracia y víctimas de conspiración. En este contexto, el escándalo que sigue protagonizando Ricardo Anaya, después de la supuesta alteración de los documentos del PAN para permanecer en la dirigencia manteniendo su aspiración a ser candidato a la Presidencia de la República y la aparición en escena de Luis Castro Obregón, dirigente de PANAL, muestran que en este frente estratégico el agua y el aceite ahora son excelentes amigos con el único propósito de debilitar el enemigo a vencer (AMLO), puesto que este análisis visto bajo la óptica de la lucha por el poder, con los partidos como instrumentos, el PRI trabaja en su propia derrota para ganar perdiendo y en esa estrategia, Rafael Moreno Valle, sería la carta del Grupo Atlacomulco.

PLAN C: La lista de todos los nombres del PRI, los que quieren y no llegarán es inmensa. También lo es en el PAN, PRD y otros partidos, a lo que se suma la enorme cantidad de aspirantes “independientes”, que son otra estrategia para la polarización política. Para la división, la fragmentación, que únicamente beneficia a un poder que tiene “elegidos” para tal sacrificio, conscientes del malestar social y la realidad de los números  tal estrategia perversa solo considera una máxima electoral: únicamente importan los votos y conservar el poder.

1. En este contexto, las pasiones políticas, ideológicas y personales están al rojo vivo en el proceso de definición de los candidatos que acudirán a la crucial cita electoral del 2018 donde estará en juego, a nivel federal, la Silla de Los Pinos, las curules de senadores y diputados, con elecciones locales en 30 estados, donde solo Nayarit y Baja California no coincidirán con las elecciones federales y en 9 se renovarán las gubernaturas, en 27 los congresos locales tendrán nuevas legislaturas y en 26 los ayuntamientos estrenarán nuevas administraciones: un total de 3 mil 326 cargos según el INE. En 28 estados será la primera vez que los diputados y alcaldes podrán reelegirse, y a nivel federal la reelección se permitirá hasta 2021 en el caso de senadores y diputados federales.

2. Lo más destacado de las pasadas elecciones de 2017 con miras al 2018 es que los procesos electorales en México han sido invadidos por una corrupción sistémica que les ha restado confiabilidad en los resultados. Destaca el uso político-electoral de los programas sociales y la evidente cantidad de dinero que fluye en las campañas políticas al amparo del secreto fiscal, bancario y ministerial que se traduce en una fiscalización inoperante. Por tal motivo, a pesar de las reformas electorales que han transformado el sistema electoral el malestar de la población con las elecciones y la política es creciente. No hay democracia sino plutocracia en México. AMLO, es el enemigo a vencer.

 

 

NN Noticias Sinaloa 2015. Todos los derechos reservados.