[ Cerrar ]

El huarache veloz.


Publicado el 17 de Octubre del 2016 2:41 p.m. OPINIÓNAndanzas



Por Ernesto Leyva

 

Se dejaba venir el año de 1979 cuando en la escuela primaria Profesor Salvador Varela Reséndiz, se celebraban las clásicas olimpiadas estudiantiles donde los maestros nos encasquetaban a un morro para llevarlo a lonchar en nuestras casas; en la mía llegó un morro de El Tamarindo esa era la manera que los niños se trasportaran a la sede y no tuvieran que pagar hospedaje; se celebraban varias competencias, salto de longitud, carrea pedreste, lanzamiento de bala etc. Nuestros deportistas eran malones, pero nuestra arma secreta por no decir nuclear era el "huarache veloz". Este chavo con cuerpo de fideo, un poco moreno tirándole a chocolate, era el bueno de la película ya que este chavalo corría tan de aprisa que ningún cobrador le pudiera dar alcance, siempre traía huaraches; he ahí su apodo el "huarache veloz". Un día un maestro le compró unos tennis para que jugara futbol y este se los quitó, prefirió jugar descalzo, tenía tanto callo en sus patrullas que traía consigo una navaja para rebanárselos, cierto día pisó un envase roto y no le pasó nada, sus huaraches eran de suela de llanta, no diré la marca si no me vetan. Pues este muchachito todos los maestros junto con la directora le tenían  más fe que a un Santo de la iglesia. En las olimpiadas eran puras noticias malas, no ganábamos ni al pinlle. 

Llegó el día que le tocaba participar al "huarache veloz" y toda la escuela traía pancartas y porras para apoyarlo, los corredores se pusieron en línea y solamente esperaban el silbatazo para iniciar la carreara. Arrancó la competencia y de volada el "huarache veloz" se puso en la delantera, había un morro que parecía que lo habían traído de con los Tarahumaras que de volada se puso al tú por tú con el famoso "huarache".  Ya iban en la última vuelta cuando el "huarache veloz" puso un spring, dejándole más polvo al niño de la sierra, pero este puso más vitaminas y se puso al corriente, todo iba muy bien todos gritábamos y le echábamos porras a nuestro héroe cuando faltaban algunos diez metros para llegar se oye un estruendo ruido, era  el huarache de nuestro héroe que se le salió un alambre y este enredando el pie de nuestro competidor logrando que se tropezara y resbalara provocando una zanja y así perder la carrera, ganando nuestro amigo el sierreño. 

La directora y maestros se desanimaron un poco  pero al ver el esfuerzo del  "huarache veloz" se sonrieron y fueron a levantarlo, ese año tampoco volvimos a ganar pero así empezó el América y ya lleva varios campeonatos, la esperanza muere al último.

 

 

NN Noticias Sinaloa 2015. Todos los derechos reservados.