[ Cerrar ]

El Papa Francisco apoya el deporte


Publicado el 25 de Mayo del 2015 12:34 p.m. OPINIÓNHAROLD SÁNCHEZ



Por: Harold Sánchez

En los dos años y tres meses que lleva el Papa Francisco en su pontificado manifestado en numerosas ocasiones (ante los medios de comunicación) un conocimiento profundo del fenómeno sociocultural deportivo. Digo esto porque no es común ver al principal líder religioso mundial estar empapado de una afición tan común, o mejor dicho, tan popular como lo es el deporte. A continuación, haciendo repaso de algunos de sus encuentros con el mundo deportivo, comprobaré como se confirma esta afirmación mía: el Papa Francisco es un filósofo social del deporte. Veamos:

 

El 27 de julio de 2013 Francisco tuvo una audiencia en Río de Janeiro con una multitud de jóvenes, en el marco de la JMJ 2013. Y realizó un discurso que yo considero una obra maestra, digna de un sabio sobre el deporte. He aquí algunas de sus frases: “¿Qué hace un jugador cuando se le llama para formar parte de un equipo? Tiene que entrenarse y entrenarse mucho. Así es nuestra vida de discípulos del Señor”; “Jesús nos pide que le sigamos toda la vida, nos pide que seamos sus discípulos, que juguemos en su equipo”; “Chicos y chicas, por favor, no se metan en la cola de la historia, ¡sean protagonistas! ¡Jueguen para adelante! ¡Pateen adelante! ¡Construyan un mundo mejor! ¡Un mundo de hermanos, un mundo de justicia, de amor, de paz, de fraternidad, de solidaridad! ¡Juéguenla adelante siempre!”… Luego, el 13 de agosto de 2013 el Papa recibió en audiencia privada a las selecciones nacionales de futbol de Argentina e Italia; 

las cuales jugaron un partido amistoso a petición del Papa. De la audiencia rescato las siguientes frases dirigidas a los jugadores: “(los invito a) vivir el deporte como un don de Dios, como una oportunidad para hacer fructificar su talento", "para tantas personas que los ven con admiración sois un modelo, en el bien y en el mal", “(los invito a que sean) un ejemplo de lealtad, respeto y altruismo… artífices de comprensión y de paz social"… Y para rematar el involucramiento de Francisco con el deporte, el 4 de septiembre de 2014  fundó “Scholas” la cual es una entidad educativa que de bien público, que vincula la tecnología, el arte y el deporte para fomentar la integración social y la cultura del encuentro. 

El proyecto consiste en una red educativa que vincula escuelas, fútbol y solidaridad. Y que pretende llegar a todas partes de la mano del deporte y promover que las escuelas compartan sus proyectos para mejorar la educación. Dando en la labor, prioridad a los más pobres… Y como último acontecimiento relato que el pasado 08 de mayo, Francisco recibió en el Vaticano a los miembros de la Federación Italiana de Tenis.  Y les dijo, entre otras cosas, lo siguiente: "En diversas ocasiones he hablado del deporte como experiencia educativa. Hoy quiero confirmarlo: ¡el deporte es un camino educativo! Existen tres caminos, tres pilares fundamentales para los niños, los adolescentes y los jóvenes: la educación - escolar y familiar -, el deporte y el trabajo. Cuando existen estos tres elementos, escuela, deporte y trabajo, entonces existen las condiciones para desarrollar una vida plena y autentica, evitando de este modo las dependencias que envenenan y arruinan la existencia". Con las citas “deportivas” que señalé sobre el Papa argentino deseo subrayar que Francisco se une, con letras de oro, a la lista de los Papas de la era moderna que más han ahondado con sus enseñanzas en el fenómeno deportivo. Y es además, el primero que asume personalmente un proyecto deportivo como suyo propio, tal es el caso del proyecto Scholas. Jorge Bergoglio está poniendo de realce el Magisterio que otros Papas ya han expuesto, y quiero citar aquí a Pio XII, quien dejo un importante magisterio en el tema deportivo. En uno de sus discursos sobre el deporte apuntó: “La sana doctrina enseña a respetar el cuerpo, pero no a estimarlo más de lo justo. La máxima es ésta: cuidado del cuerpo; divinización del cuerpo no; como tampoco divinización de la raza y de la sangre... Al cuerpo no le corresponde la primacía en el compuesto humano, sino que le toca al espíritu, al alma espiritual… En realidad, ¿de qué serviría el uso y desarrollo del cuerpo, de sus energías, de sus bellezas, si no estuviera al servicio de algo más noble y duradero, como es el alma?... El deporte que no está al servicio del alma no será más que un vano agitarse de miembros, una ostentación de caduca hermosura, un efímero placer. En el gran discurso de Cafarnaum, Jesucristo formuló un principio general: “El espíritu es el que vivifica; la carne de nada aprovecha”. Estas palabras divinas, que encierran una máxima fundamental de la vida cristiana, valen también para el juego y el deporte. El alma es el factor definitivo y determinante de toda operación externa, de la misma manera que no es el violín el que determina el desprendimiento de las melodías, sino la pulsación genial del que le toca, sin el cual el instrumento, aun el más perfecto, quedaría mudo… Poned, pues, vuestro gozo en el correcto ejercicio de la gimnasia y del deporte. Llevad incluso en medio del pueblo su benéfica corriente, a fin de que florezca cada día más en salud física y psíquica y se vigoricen los cuerpos al servicio del espíritu; sobre todas las cosas no olvidéis, finalmente, en medio de la frenética y embriagadora actividad 

gimnástico-deportiva, aquello que vale más en la vida: el alma, la conciencia y, en la cumbre suprema, Dios.” (9 de noviembre de 1952, discurso al Congreso Nacional Italiano de Deporte y Educación Física).

 

 

NN Noticias Sinaloa 2015. Todos los derechos reservados.