[ Cerrar ]

El ratero educado


Publicado el 6 de Marzo del 2017 9:09 a.m. OPINIÓNAndanzas



Por Ernesto Leyva

En mis andares por todos laredos, he escuchado demasiadas quejas de la seguridad en Sinaloa sobre todo en Culiacán, en mi preciosa perla del Humaya. Pero como soy patriota siempre defendí mi tierra. Lugar donde visitaba y me reconocían la voz bronca, luego luego me ponían las cruces; por ser de Culiacán, me abría el pecho para decirles que a mí nunca me había pasado nada, como asaltos, riñas o cualquier situación de violencia, quizás por mi forma de vivir, toda mi vida he practicado el arte y hasta el momento, sigo igual, pero no todo sigue como unoquisiera, viajemos y retrasemos el reloj del tiempo y vámonos de boleto aquel año de 1984 donde era un joven sin experiencias pero decía que me comía al mundo. Pero me sucedió lo siguiente: al salir de mi casa veo a lo lejos que llega un camarada que le decíamos "Bocón" ustedes se imaginaran porque, llegó todo ensangrentado. Al llegar saque la reportera y empecé a preguntarle más que una viejona de lavadero, de volada me pone al tanto, ¡nombre carnal!  me acaban de asaltar y por no darle mi balero  me dieron una tunda más gacha, me pusieron como a Santo Cristo, ¿y por qué no le diste el balero? le pregunte; lo que pasa que me lo amarré en la mano y no podían quitármelo mira como me dejaron la muñeca. Bueno ¿por qué tanta violencia?, te digo la neta, me lo robe. Con razón ya me suponía que había "gato encerrado" y te agarraron los del mercado y te surtieron, a la gente buena nunca le pasa nada porque no se enreda con nada, a ti te surtieron lindo y bonito por andar de rata. A mi nunca y jamás me pasará nada en mi ciudad, por el que nada debe nada teme, eso solamente le pasa a los que andan mal. ¡Ahí nos vidrios!, ya pórtate bien ponte a camellar. Al paso del tiempo ya que, como ven este es el único que no pide permiso, yo con unos añejos más, salgo de mi trabajo todo cansado y al llegar al mercado Garmendia para tomar mi camión, veo que  esta super lleno, y por la flojera de no caminar agarro otro que no era el mío era el camión Issstesin de antemano ya me habían dicho que ahí asaltaban mucho, pero para mí  no existía la violencia, por lo menos en mi persona. Al abordar, llegando al puente donde paso Lamberto Quintero, ese que va a Tierra Blanca, todavía no se acababa cuando un morro se me sentó aun Laredo muy amable diciéndome con permiso, pero de volada un asaltante amagó al camionero que le diera toda la feria y el morro que iba a un lado mío se levantó de volada y empezó a bajar gente, quitaron bolsos celulares y lo que pudieron, resulta que ya me habían quitado un cacahuate, esos celulares baratos y que regresa el morro rata a volverme a bajar, cuando le digo; oyes ya me asaltaste, me quitaste el cacahuate, a lo que responde con mucha propiedad, ¿sí? perdón disculpe y de volada se bajaron en el Hospital de la risa el Civil. Lo más curioso, ya que se bajaron, salieron varios valentones y al modo quisieron agárralos, pero era puro teatro, ya ahogado el niño quieren tapar el pozo. Yo me baje más triste que un cholo sin su grabadora, pero lo que más me dolió que el cacahuate que me robaron, era mi dignidad y mi amor por mi Culiacán sin violencia, ya no podré abrir mi pechuga y gritar a los 4 vientos que aquí no hay violencia para los buenos.

 

 

NN Noticias Sinaloa 2015. Todos los derechos reservados.