[ Cerrar ]

El Tavo Mentiras ataca de nuevo y se avienta el churro


Publicado el 6 de Junio del 2016 9:11 a.m. OPINIÓNAndanzas



“Las Lagañas Del Perro Negro”

NN Noticias/ Ernesto Leyva

 

Estábamos toda la raza en un día tardeado en el añejo de 1982 cuando al "Tavo Mentiras" se le ocurre que nos fueramos de vagos al norte de la colonia donde había un canalito donde nos bañábamos y nos quitábamos todo el cebo de mugre acumulada de casi toda una semana.

En aquel entonces los chavos que andábamos en la bola era "el Dumbo", "La Resortera", "El Eructo", "La Birria", "El Tavo Mentiras" y su servilleta. 

Agarramos camino cuando "el Tavo Mentiras" se esculca la bolsa de su short y saca diez pesos y se le ocurre comprar unos cigarros chafas mejor conocidos como “Alacranes” y compra también unos cerillos. 

Yo me escame por que éramos apenas unos chavos de escasos 12 años, pero mi mayor sorpresa es de que cuando llegamos al canalito todos eran unos expertos fumarolas, fumaban mejor que unos chacuacos,ya inundados de humo no sé si era el efecto del humo del cigarrillo o al calor de la platica; "el Tavo Mentiras" empezó a delirar y a contar historias que según él le había pasado. Pero antes de continuar chequé normalitos y no de yerba seca. 

Y esto nos relató "El Tavo Mentiras": plebes la semana pasada alguien me contó que si me untaba lagañas de perro miraba a la gente muerta que anduviera divagando por donde estaba en ese momento, agarre a un perro negro le quite las lagañas y me las unté en los ojos, cuando nos dijo eso casi al mismo tiempo saltamos del miedo y por merito se tragaban los tabacos, la "resortera" era igualito de mentiroso y le siguió "el chocorrol" diciendo que era cierto. Pues el "Tavito" siguió pero no sin antes ponerse una buena baiza de tabaco y como político ratero siguió su cuento.! chale cuando me las puse inmediatamente vi al diablo y a unos niños fantasmas cuando de repente oigo unas pisadas de caballo y que veo que el jinete me miro y se dejó ir hacia mi corrí machín ya casi se me sale el corazón por la boca ya cuando me iba a dar alcance me acorde de las lagañas de perro negro y me las empiezo a quitar y así es como se fue desapareciendo hasta que se esfumó, ¡chale es la última vez que juego con cosa del más allá!. Cuando terminó el relato ya era de noche y ni siquiera nos bañamos, cuando de repente oímos unas pisadas de caballos y un ladrar de perros que se dirijian hacia nosotros. ¡Es el diablo! dice el "Tavo Mentiras"  Tavo mentiroso lo que pasa es el dueño del rancho por donde pasa el canal; y como nosotros lo habíamos tapado con una cartera de un tambo viejo para que no pasara el agua y así se acumulara más, para que estuviera mas hondo, se nos olvido quitarla por andar oyendo la tonterías del "Tavo Mentiras" y no pasaba agua a su rancho provocando una inundación que para que les cuento, el jinete y los perros nos corretearon mucho tiempo, que pensé que nos alcanzaría; llegamos a la cuadra dispersados y todos enlodados. 

Ya pasado todo esto agarramos cura del "Tavo Mentiras" y al calor de la platica al Tavo se le cayó la cigarrera ya sin tabacos, la agarré y la volví a checar, y me dije mirando al cielo: ¡hijole! lo bueno que eran cigarrones normales que si estuvieran cargados ya me imagino la cantidad de cosas que contaría el "Tavo Mentiras".

Tire la cigarrera y me fui a ver El Chavo Del Ocho.

 

 

NN Noticias Sinaloa 2015. Todos los derechos reservados.