[ Cerrar ]

Ese rival llamado Celaya


Publicado el 20 de Marzo del 2018 8:59 a.m. OPINIÓNDe Corazón Dorado - Por: Javier Llausas



Por: Javier Llausás

 

La recta final del torneo enfrenta a dos de los equipos que son favoritos para disputar el título: Nuestros Dorados y los Toros del Celaya.

El equipo de Guanajuato al igual que nuestro querido pez es armado cada torneo para buscar la primera división y en este momento cuenta con jugadores de bastante calidad entre los que destacan Emanuel Villa, Alfredo Moreno, Juan Pérez, Mitchel Oviedo entre otros; Además de contar con dos ex - dorados en las figuras de Abraham Riestra y Luis Padilla.

Los cajeteros vienen de derrotar nada más y nada menos que al super líder Mineros de Zacatecas, un club que venía luciendo muy compacto y que junto con Dorados se encontraba en buena forma. Con 18 puntos, el próximo rival de nuestro equipo encabeza un pelotón de cinco equipos que buscan calificar a la liguilla (UdeG, Zacatepec, Tapachula y Tampico Madero) y que dada la cerrada competencia quienes logren salir avantes automáticamente lograrán puestos muy bien acomodados en los cuartos de final.

Aunado a todo esto, para los miembros fundadores de la familia Dorada Celaya representa la primera hazaña realizada por nuestro querido pez en el estadio Banorte -aquel tiempo llamado Carlos González y González- en la semifinal del apertura 2003 cuando Dorados llegaba en desventaja de un gol contra aquellos Cajeteros que con delanteros como Mauro Gerk y Josemir Lujambio lucían poderosos y tenían contra las cuerdas al primer equipo que nos hizo brillar.

Aquella noche no alcanzamos los mismos boletos de siempre, pues aún no podíamos conseguir el ansiado carnet y con apenas 15 años nos colocamos en numerado sur para apoyar con todo a dorados en la lucha por disputar su primera final. Transcurrían los minutos, el ambiente era muy tenso ya que Dorados en la figura de su capitán Diego Latorre había fallado un tiro penal y cuando faltaban 5 minutos no se veía por donde marcar el gol que nos daba el pase a la gran final. Mi papá volteo a verme y aunque el también se notaba preocupado por nuestro equipo me dijo muy seriamente: “Si se te ocurre llorar por el equipo, no te vuelvo a traer al futbol”.

Amenaza que no fue necesaria cumplir, pues inmediatamente después Diego encontraría un hueco en la defensa para filtrarle un balón a nuestro goleador Héctor Giménez, quien entró entre dos hombres para marcar el gol que hizo explotar el coloso del Humaya.

Ese mismo rival, ese rival llamado Celaya hoy regresa 14 años después para poner a prueba a una nueva versión del pez que ilusiona como aquella primera vez a quienes jornada tras jornada apoyamos al equipo de Sinaloa.

 

¡Bienvenidos los recuerdos, bienvenido el presente y la lucha por el ascenso!, ¡Bienvenido Celaya!

 

 

NN Noticias Sinaloa 2015. Todos los derechos reservados.