[ Cerrar ]

"Estado de Derecho"


Publicado el 13 de Febrero del 2017 11:44 a.m. OPINIÓNEl Clarín Por: Juan Bernardo Martínez Ventura



Juan Bernardo Martínez Ventura

Hay dos partes importantes en la frase "ESTADO DE DERECHO”, primero, el ESTADO como forma de organización política, es decir el gobierno; y segundo, el DERECHO como conjunto de las normas que rigen el funcionamiento de una sociedad, en nuestro caso es La Constitución Mexicana, de la cual emanan todas las leyes y normas del país. Por lo tanto, el poder del Estado se encuentra limitado y delimitado por el derecho, es decir, el poder del gobierno mexicano (y todos sus procesos e instituciones) deben de estar limitados por la Constitución Mexicana.

Pero, si La Constitución es violada y adaptada en favor de las necesidades de los gobernantes. ¿Cuál es el límite de su poder?... prácticamente ninguno.

En la realidad, no hay ningún límite o control en las acciones del gobierno, porque es el mismo gobierno el que reescribe las reglas con las que trabaja, otorgándose privilegios y beneficios sin límite.

Afortunadamente hemos de considerar que como a los gobernantes les importa mucho la opinión pública no son tan cínicos en la exposición de sus necesidades por medio de la manipulación a La Constitución; por lo que ellos usan todos los procesos posibles para simular una democracia existente en la aplicación de sus reformas Constitucionales a través de las leyes secundarias. Es decir, hacen toda una serie de eventualidades para hacer parecer que están aplicando la democracia.

Podríamos decir que en México técnicamente NO NOS MIENTEN los políticos cuando dicen que vivimos en un Estado de Derecho, aunque ciertamente es en un Derecho escrito a sus conveniencias.

Vivir en un “Estado de Derecho” hace parecer que la democracia existe; pero si sabemos que la naturaleza de la democracia es el gobierno del pueblo y para el pueblo, nos daremos cuenta que el asegurar que vivimos en un “Estado de Derecho” es una manera muy vil de manipular al pueblo.

En primer lugar, analicemos que en caso de que el pueblo decidiera sus leyes, no le dejaría la tarea a sus representantes (diputados y senadores), quienes en realidad están representando a sus partidos, eso se puede demostrar fácilmente al escuchar que los diputados pertenecen a cierta “bancada”, es decir, en el Congreso representan a los partidos políticos NO al pueblo.

En segundo lugar, razonemos sobre el proceso del sufragio, es decir del sistema de voto, iniciamos con una manipulación de la voluntad del voto a través de las “campañas políticas”, de candidatos que están aceptados a ése proceso, en su mayoría representando a partidos y a sus necesidades. Esas campañas están pagadas por el dinero del pueblo otorgado por el gobierno a través de procesos aceptados por los representantes de los partidos políticos, en proporciones disparejas y estúpidas dando preferencia a los partidos más convenientes a quienes están en el poder del gobierno en turno. Además, analizando todas las condiciones que los organizadores de las votaciones ponen a los candidatos, te darás cuenta que el único sentido que tienen es poner reglas que carecen de sentido democrático, sólo son reglas de competencia. Veamos también que el aceptar que el voto  tenga que ser secreto, hace parecer como si estuvieran a favor de tus deseos, cuando realmente es la mejor oportunidad para implantar resultados corrompidos. Y para terminar pronto, el conteo de votos no se ha concluido cuando ya están publicando resultados y todos terminan por aceptarlos. ¿ACASO EN TODO ESTO VES DEMOCRACIA?

El voto de los ciudadanos es un derecho que actualmente tenemos el privilegio de ejercer. UN derecho que fue ganado a través de los años con importantes y vitales acciones de muchas personas, que posiblemente con su vida tuvieron que pagar el precio para que todos podamos tener este derecho. Un derecho que no aplicamos cada vez que se toman decisiones en el país, ya sea de reformas de ley, o simplemente de cualquier proceso administrativo. El derecho de voto lo hacemos a un lado cuando nuestro deber de involucrarnos como ciudadanos se lo dejamos a representantes de partidos con intereses diferentes a los del pueblo. No nos importa realmente el derecho de voto cuando lo hacemos secreto, siendo que al hacerlo público todos podrían defender su voto, teniendo un conteo veraz y dentro de un proceso breve, impidiendo muy eficazmente la corrupción. Hacemos a un lado el derecho al voto cuando no nos involucramos en el análisis de las propuestas que llegan al Congreso, cuando nos distraemos de nuestra tarea civil de proteger nuestro derecho de voto. Tal parece que nadie tiene que venirnos a quitar el derecho a votar, porque simplemente nosotros como ciudadanos no le estamos dando la importancia real y necesaria a la voluntad democrática del pueblo, representada en el derecho a votar democráticamente.

La próxima vez que piense usted que sus derechos han sido pisoteados con gasolinazos o cosas semejantes, sepa con tremenda vergüenza que fue usted quien desde un principio no se involucró adecuadamente. Sepa que de cierto modo usted también es culpable.

Después del regaño y la reflexión, le invito a que como ciudadano le dé mucha importancia a su derecho a vivir en democracia por medio del derecho del voto. Que se enoje por el término “Estado de Derecho” y que participe conscientemente. Póngase “al tiro” mexicano.

 

 

NN Noticias Sinaloa 2015. Todos los derechos reservados.