[ Cerrar ]

Evitar el riesgo está en tus manos


Publicado el 26 de Diciembre del 2018 10:50 a.m. EDITORIALEDITORIAL



Las festividades de fin de año han llegado; y junto con ello la unión familiar, los reencuentros con amigos y familiares que llegan de lo lejos a visitar sus tierras; la fiesta, el vino, la comida y la diversión no pueden faltar; pues todo ello es parte de la tradición que se vive año con año en el país, sin embargo hay otra tradición muy peligrosa, tanto así que por desgracia ha costado la vida de muchas personas, una de esas maneras de celebrar de forma peligrosa es con el uso de armas de fuego, a pesar de las campañas de concientización que realizan las autoridades los disparos al aire continúan siendo parte de "la fiesta" de unos cuantos, dejando de lado el hecho de que de acuerdo a la ley de Newton, todo lo que sube, tiene que bajar  y por desgracia siempre hay un blanco para una bala perdida.
Pero no solamente son las armas de fuego las que causan gran riesgo y pueden ser mortales, también están los "inocentes" cuetes o artefactos explosivos que son utilizados precisamente por niños y los jóvenes quienes los manipulan con el fin de "divertirse" sanamente y en muchas ocasiones terminan siendo una fatal experiencia, por lo que es necesario extremar precauciones para prevenir afectaciones graves a la salud.
Los fuegos artificiales, aunque se elaboran con poca pólvora, su mal manejo o almacenamiento pueden provocar explosiones mortales y afectar a quienes participan en las festividades; por lo regular con los cuetes se busca producir explosiones controladas, humo, efectos luminosos o sonidos; sin embargo, hay antecedentes de accidentes fatales que hacen necesario reiterar la adopción de medidas de seguridad para su quema y manejo.
De manera cíclica, la atención médica derivada de la quemadura por juegos pirotécnicos aumenta considerablemente en algunos hospitales, siendo los más afectados los menores de 5 a 14 años de edad, quienes han llegado a sufrir  desde quemaduras que pueden ser graves, lesiones y pérdida de extremidades, lesiones auditivas, irritación de ojos y vías respiratorias.
A pesar de que su venta y distribución está prohibida, los vendedores siempre encuentran una manera de hacerla llegar a manos inocentes, es muy claro que  los menores de edad no deben de comprar ni manipular los cuetes, y mucho menos guardarlos en los bolsillos, pues esto podría provocar que al estar en contacto uno con otro se enciendan provocando una seria lesión en quien lo porta entre sus ropas.
Los padres de familia deberán ser más responsables, y pensar que darle a su hijo un cuete, representa el mismo peligro que darle un arma de fuego cargada y lista para disparar, o se hace daño él mismo o le hace daño a otro.

 

 

NN Noticias Sinaloa 2015. Todos los derechos reservados.