[ Cerrar ]

Fernando Mascareño, el caballo de troya en MORENA


Publicado el 4 de Enero del 2019 1:09 p.m. OPINIÓNAna Julia Fernández Cruz



Por Ana Julia Fernández Cruz

 

La historia universal nos muestra que en todos los movimientos sociales, sobre todo en los que están orientados a un cambio de régimen, existe la presencia de “Caballos de Troya” o “políticos troyanos”. Ulises estuvo al frente de la construcción griega del Caballo de Troya y el PRI de la llegada de Fernando Mascareño Duarte a una curul en la 63 Legislatura. Tal maquinación, quizás, no fue planeada con precisión quirúrgica porque al actual diputado siempre lo han visto como un gañán: su triunfo ante Paola Gárate fue obra de la ola amloísta.

Existen muchos análisis que advirtieron que la alianza entre el Partido Encuentro Social (PES) con MORENA estuvo impulsada por el PRI previo al triunfo de AMLO. Hay que recordar que, al final, la coalición fue firmada por tres partidos: MORENA, PT y PES. Es decir, el PES, siempre fue –desde un principio- una especie de caballo de Troya para AMLO enviado por el PRI. Hoy, el tiempo, se ha encargado de mostrar que tal teoría se ha comprobado en diversos escenarios como lo que aconteció en el Congreso de Sinaloa.

En la tan discutida sesión en la que se aprobó el presupuesto del gobierno sinaloense para 2019, destaca la actuación de dos legisladores emanados del PES y acusados de servir al PRI: María Victoria Sánchez Peña y Fernando Mascareño Duarte se metieron en apuros pues es muy difícil servir a dos jefes. ¿Con quién están en realidad estos legisladores?

Desde el primer día de su administración, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, subrayó que viene con todo en contra de la corrupción y ha publicitado diversas medidas para desterrar las prácticas ilegales como la cooptación a diputados que forma parte de los usos y costumbres en nuestro país.

Lo que sucede en el Poder Legislativo de Sinaloa con los diputados troyanos en MORENA se hace evidente en el terreno de los hechos, no solamente por las acusaciones del legislador de MORENA Pedro Alonso Villegas Lobo que señala directamente a Fernando Mascareño Duarte como la persona que repartió dinero para que el voto favoreciera a la iniciativa del gobernador Quirino Ordaz Coppel en materia de ingresos y egresos para el ejercicio 2019.

Este asunto dejo a la vista a otros legisladores de MORENA y el PAN como operadores del PRI pero cobran notoriedad –por ser emanados del PES- Victoria Sánchez y en especial Fernando Mascareño por la gravedad de su comportamiento en el ámbito parlamentario.

Es manifiesta la disidencia al interior de la coalición de MORENA y la forma en que buscan que el resto de los legisladores voten a favor del PRI y del Quirinismo. No obstante, es también manifiesta su nulidad e ineficacia como operadores políticos. Ni siquiera sirven como traidores.

Cierto es que parece risible el ofrecimiento de cien mil pesos como se publicó en diversos medios a cambio de traicionar no sólo a MORENA sino la ética y el ideario político de todo aquel diputado, de cualquier color, que acepte estos ofrecimientos. Lo cierto es que el Poder, en cualquier lugar del mundo, no tiene una cuota específica como los multicitados cien mil pesos sino recurre a diversas formas de cooptación que van más allá del dinero. Así que la mención de esos cien mil pesos resulta emblemática.

El analista político Héctor Ponce fue el primero en dar a conocer la ignorancia de Fernando Mascareño al divulgar el video de una sesión pública que deja en evidencia su falta de conocimiento y preparación para presidir la Comisión de Protocolo y Régimen Orgánico Interior. “Lamentablemente el diputado no tiene ni la mínima idea del proceso para sesionar la comisión que preside. Esto sucede cuando las presidencias de las comisiones se otorgan por cuota política y no por perfil o preparación”, dijo el periodista en su análisis al inicio de la 63 Legislatura.

Sin duda, Fernando Mascareño es un gañán que estudió la carrera de abogado y no tiene ninguna trayectoria política digna de ser mencionada. Como militante del PRI únicamente se le ubica como presidente de una asociación civil denominada “Visión Joven Sinaloa” patrocinada por el ex gobernador Jesús Aguilar Padilla. Hay mucho que abundar sobre la forma en que entró a la nómina gubernamental con una plaza federal en la Secretaría de Educación Pública y Cultura, y otra base que presume como miembro activo del STASE tomándose fotos con la dirigencia sindical y amigos priistas. MORENA y AMLO deben entender que este no es el mejor camino para lograr la cuarta transformación. El buen juez por su casa empieza. 

 

 

NN Noticias Sinaloa 2015. Todos los derechos reservados.