[ Cerrar ]

Generar una nueva oportunidad


Publicado el 2 de Enero del 2018 9:14 a.m. OPINIÓNDe Corazón Dorado - Por: Javier Llausas



Por: Javier Llausás

 

Las tardes de oficina en un equipo de futbol cuando hay receso de torneo son diferentes. Si bien el trabajo no desaparece, al vivirse una etapa de planeación y preparación las tardes caen mucho más rápido haciendo juego con el horario invernal.

En lo personal disfruto aprovechar esa calma y quedarme hasta tarde, salir a la explanada o la tribuna principal mientras hablo por teléfono y quedarme sentado en los asientos que solía ocupar cuando era más chico con mi papá, mi tío y mi abuelo. En esos lugares suelo recordar viejos tiempos de nuestro querido pez, buenos y malos momentos así como pensar hacia adelante sobre todas las cosas que están por venir en ese -por ahora- silencioso escenario. A unos días de acabar el 2017 y en una de esas tardes se me vino a la mente una de las preguntas que se hacen muchos integrantes de la familia dorada… ¿Por qué Pep vino a jugar a Dorados?

De la llegada de Josep Guardiola a Sinaloa, aquel jugador de calidad sobresaliente con el que Dorados jamás perdió un partido mientras estuvo en el campo se desprenden historias, leyendas urbanas y anécdotas que se agrandan conforme avanza su exitosa carrera de entrenador. Aun así nada de eso fue suficiente para evitar uno de los capítulos más tristes e injustos de la historia del Pez cuando el 29 de abril del 2006 tras un empate sin Pep en el campo, Dorados descendió y provocó que el catalán acelerara el replanteamiento que había realizado acerca de su carrera como jugador.

La realidad es que Guardiola a su llegada era ya un maestro que venía buscando elementos y conocimientos que lo complementaran para hacerlo más fuerte en una etapa que ya tenía contemplada que iniciaría pronto; y de una derrota en Culiacán supo generar una nueva oportunidad cuyo resultado ya todos conocemos.

2017 no fue un año sencillo, toda la familia Dorada sabemos la montaña rusa de emociones que significaron cada uno de los momentos que vivimos juntos y lo difícil que fue sobreponernos a las dificultades por las que sorteamos. Sin embargo, está en nosotros generar una nueva oportunidad en el año que está por venir y si algo tiene Dorados es que cada inicio tiene una meta ambiciosa que nos hace comenzar con bríos renovados.

Es en la dificultad cuando reconocemos a nuestros amigos y se construyen las mejores historias, justo como lo hizo el mejor entrenador del mundo después de una dura noche en Culiacán. Gracias a todos los que forman parte de la familia Dorada: aficionados, compañeros de los medios, patrocinadores, socios comerciales y todos aquellos que de una u otra forma hacen posible que ruede el balón dándole sentido a la existencia de nuestro querido pez.

¡Gracias por hacerla de Pez! Felices fiestas y nos vemos muy pronto para generar juntos una nueva oportunidad en el 2018, donde será un honor luchar al lado de todos ustedes.

 

 

NN Noticias Sinaloa 2015. Todos los derechos reservados.