[ Cerrar ]

Había una vez un “Miki Maus”…


Publicado el 13 de Marzo del 2017 12:38 p.m. OPINIÓNAndanzas



 

Como en los cuentos de hadas nuestra historia empezará en el añejo del 1984 cuando hubo una temporada que se perdían muchas cosas, o sea cambiaban de nombre, la raza se empezó a quejar, pero de nada les servía ya que, el personaje que  cometía los robos era un fantomas y nunca nos dimos cuenta, al pasar los años cuando menos pensaba ya estábamos en la preparatoria, en ese entonces trabajaba para un empresa refresquera donde hacían la famosa agua negra que nos tiene hasta la fecha más adicto que un cigarrete bien reportado de mostaza, por más que decimos que nos hace daño parece que nos dicen toma más agua negra. 

Saliendo de la chamba al llegar a mi cantón,  me doy cuenta que no sirve la chapa y más rápido que un abonero de la Coppel corro a comprar un candado y una cadena, al llegar con los encargos los empiezo a poner, en eso llega el “Miki Maus” un chavo más flaco que el salario de un vigilante de esos que andan por todos lados, y con mirada burlona me dice, para que le pones tanto candado y cadena a tu casa, el que te va a robar va a robar aunque le pongas piedra y lodo, eso me desanimó pero le contesté con seguridad, y tú como sabes, mira me dice, soy capaz de entrar por ese hoyito que vez ahí, al ver lo que me dijo me quedé más helado que unos hielos de jaibol, el  “Miki Maus” se retiró con una sonrisa burlona, al paso del tiempo, entré a una empresa donde el jefe la hacía de muy santurrón, nos hablaba de lealtad y honestidad, todos los de la empresa le creímos ya que tenía más labia que un político en época electoral, a todos los empleados nos entró la cábula de que era más bueno que las mantecadas bimbo y que merecía ponerlo a en un altar, pero el tiempo que es más sabio que Pitágoras, mezclado con Pancho Villa, todo lo puso en su lugar, todo lo que se perdía le echaban la bronca a los empleados, pero en cierta ocasión al salir de la chamba al llegar con el vigilante, este nos revisó, al pasar el jefe lo agarraron con la boca llena descubriendo que el señorito llevaba en su fauces unos llaveros que eran parte del inventario, con eso el jefazo de la gloria llegó al infierno, todo los achaques del negocio al modo se lo cargaron a él. Después de unos días me lo encuentro en la calle y le digo oye que bueno eras para actuar todos creíamos que eras más bueno que la miel y neta ya te pensábamos beatificar enviándole una carta al papa, no aguantó la risa, lo que pasa que no te acuerdas soy el “Miki Maus”, tu camarada de la infancia, oye le comenté jamás supe cómo te llamas, soy como el chavo del ocho me contestó, a la hora de pedirle el nombre siempre salía con una tontería, a mí me dicen el “Miki Maus” y por ratero y no por parecerme al ratón Miguelito, cuando dijo eso me dio una risotada y soy tan rata que si voy a un hipódromo, me meto un caballo bajo la manga. El "Miki" se retiró y quién sabe dónde estará causando daño.

 

 

NN Noticias Sinaloa 2015. Todos los derechos reservados.