[ Cerrar ]

¡Hacia el ojo de la tormenta!


Publicado el 29 de Enero del 2018 8:35 a.m. OPINIÓNDe Corazón Dorado - Por: Javier Llausas



Por: Javier Llausás

 

Los aviones caza huracanes que se meten a las tormentas para conocerlas desde dentro cumplen la función fundamental de tomar datos en el lugar para mejorar la precisión de la información. Las mediciones de estas misiones se comparan y cotejan junto a la que proveen los satélites espaciales y barcos para mejorar los pronósticos y emitir las alertas necesarias para salvar vidas, por lo que éstas poderosas aeronaves se enfrentan a vientos de más de 180 millas por hora y no usan computadoras de vuelo, pues una descarga eléctrica podría freír todos los sistemas.  

Realizar ese tipo de misiones requiere de un grupo de profesionales compacto, profesional y bien entrenado para todo tipo de situaciones, además de un equipo multidisciplinario en tierra que acompañe en todo momento a la aeronave. En el futbol un año mundialista repercute muchísimo en los calendarios de los torneos locales, las estructuras de las ligas suelen plagar de fechas dobles el certamen y cuando menos te lo esperas el rol regular ha llegado a su fin teniendo las finales y juegos de eliminación directa en las puertas del estadio.

Dorados, como si de un avión caza huracanes se tratase se aproxima en el final de enero y principios de febrero a lo que pareciera el ojo de una tormenta, ya que en tan sólo 14 días habrá alcanzado a jugar prácticamente el equivalente a medio torneo. El inicio se pronosticaba que no sería sencillo y el Gran Pez con tres partidos transcurridos se coloca en puestos de liguilla tras ganar de visita, empatar en casa frente a un candidato al título como Mineros y verse sorprendido con una derrota contra Yucatán. Sin embargo, a pesar de no haber conseguido los triunfos en casa, las sensaciones que brinda el equipo de Paco Ramírez a la afición es de confianza y de ver un grupo de jugadores comprometidos a una causa y peleando en la cancha cada balón, pues puedes ganar, empatar o perder, pero el esfuerzo no se negocia.

El ojo de la tormenta de este Clausura 2018 comienza el próximo domingo en Jalisco cuando el equipo de Sinaloa enfrente a los Leones Negros de la Universidad de Guadalajara, regrese a casa para enfrentar a media semana a los campeones Alebrijes de Oaxaca y concluya el primer sábado de febrero enfrentando al subcampeón Bravos en Ciudad Juárez.

El objetivo de Dorados de Sinaloa es claro: se debe de llegar a la liguilla en condiciones de pelear el título que permita luchar por el ascenso frente al actual campeón. Para cumplir estos pasos existen diferentes caminos y lo que suceda la semana de triple juego no es definitivo, pero si abona en fortalecer las formas de juego y lucha dada la calidad de los rivales a los que se enfrentará nuestro querido pez.

Mención aparte a la familia dorada que ha realizado entradas bastante aceptables y ha regresado a la pecera para apoyar incondicionalmente al equipo en un ambiente muy positivo, rodeado de familias, niños y jóvenes que dicho por los propios jugadores transmiten emoción y una vibra muy linda para salir a darlo todo por Sinaloa.

 

¡Que venga lo mejor, vamos por esa tormenta!

 

 

NN Noticias Sinaloa 2015. Todos los derechos reservados.