[ Cerrar ]

Igualdad y equidad II


Publicado el 11 de Enero del 2019 11:28 a.m. OPINIÓNEl Clarín Por: Juan Bernardo Martínez Ventura



Por: Juan Bernardo Martínez Ventura

 

En agosto del año pasado, en esta misma columna escribí sobre la igualdad y la equidad. Escribí que en la práctica diaria del vivir LA IGUALDAD debería de
ser la que cada ser humano viva tratando a los demás IGUAL a como espera ser tratado uno mismo; y que la EQUIDAD por otra parte, es una tarea diaria
del gobierno de nuestro país, buscando la manera en la que el general de la sociedad reciba justicia social, simplemente por SER HUMANOS.
SER HUMANO es considerarnos como parte de la raza humana, considerarnos como personas, cada cual con sus características individuales. Ése es el inicio
de nuestro razonamiento para la construcción de nuestras convivencias.

Nuestra naturaleza de SER HUMANO, está primero y antes que nuestras características que la envuelven, es decir por ejemplo que primero somos
humanos antes de ser americanos o europeos, que primero somos humanos antes que basquetbolistas o futboleros, que primero somos humanos antes que
hombres o mujeres, que primero somos humanos antes que morenos o caucásicos, etcétera. Considerar primero nuestras características y después nuestra naturaleza humana es una equivocación que nos lleva a desastres incalculables, como el genocidio, el odio o la destrucción de la naturaleza.
Sabemos que TODOS LOS SERES HUMANOS SOMOS DIFERENTES, por naturaleza todos tenemos características, cualidades, habilidades y preferencias diferentes; y aún con ese conocimiento hay quienes se congregan respecto de una característica que les supone ser iguales entre sí, y que por supuesto que saben que a pesar de eso en algún otro aspecto de su vida y su persona son diferentes. NO HAY dos personas iguales. Lo único que nos puede convertir en iguales es el TRATO que nos demos entre sí. En nuestro natural deseo de ser bien tratados por los demás está nuestra oportunidad vivir con igualdad, porque actuamos con los demás como deseamos que se actúe con nosotros.
Lo sorprendente está en que hay personas que exigen ser tratados con igualdad cuando ellos no están dispuestos a tratar con igualdad a las demás personas, y aún hay personas que a sí mismas se colocan como desiguales, porque hacen notar sus diferencias a quienes les exigen igualdad. POR LO TANTO, hay que puntualizar que la igualdad es más un asunto que se soluciona en la mente de cada persona porque cada individuo decide en su mente tratar a los demás igual manera en la que le gustaría ser tratado, después de haberlo decidido se lleva a cabo en la convivencia diaria. La solución inicia en el hecho de pensar, razonar y decidir tratar a todos como iguales, como seres humanos que todos somos. Reafirmo, el inicio de la solución está en la mente.
Habiendo entendido lo anterior, comprenderemos que exigir igualdad es un error, porque el orden correcto es primero dar y tratar con igualdad a los demás.
Cada individuo, persona o ser humano es la institución individual más pequeña de la humanidad, gracias a que en sus características y diferencias PUEDE
convivir con otros seres humanos, personas o individuos. Por otra parte, las instituciones que la sociedad dispone para el desarrollo adecuado del conjunto
de personas, son instituciones de gobierno y a ESAS instituciones (y las personas que las operan) son a quienes se requiere EXIGIR EQUIDAD, exigir
el trato sin privilegios y con respeto de todos los derechos aceptados por la sociedad, exigir el mismo trato a todas las personas por igual, en otras
palabras, que todos seamos tratados de la misma manera ante la Ley.
Comprendiendo lo anterior, estoy muy seguro que tendremos mejores herramientas para el logro de nuestras metas personales y sociales, comprenderemos de mejor manera la naturaleza de los derechos, el peligro de los privilegios y la certeza o sensatez de nuestras luchas personales, sociales o nacionales. Y de ser posible sabremos qué idea seguir y de qué manera trabajar.
Empecemos por tratar a los demás con respeto, con tolerancia con igualdad, porque es la manera en la que seremos tratados, eso nos ayudará en nuestro
diario vivir. Cuando mejoremos a nivel individual se reflejará el mejoramiento de nuestra sociedad. Y tal vez hasta dejemos de ser seguidores de quienes no
buscan beneficiar a todos por igual y de la misma manera empezaremos a seguir las ideas correctas.
Como seres humanos tenemos la oportunidad de razonar y actuar en base de esos razonamientos, en tanto lo hagamos de manera correcta, sin egoísmos y con el poder de hacer las cosas que decidimos aceptar, progresaremos como individuos y como sociedad.



juanbernardo@clarinmx.com

 

 

NN Noticias Sinaloa 2015. Todos los derechos reservados.