[ Cerrar ]

Igualdad y equidad


Publicado el 6 de Agosto del 2018 10:41 a.m. OPINIÓNEl Clarín Por: Juan Bernardo Martínez Ventura



Por: Juan Bernardo Martínez Ventura

 

¿Qué sabemos de LA IGUALDAD?, sabemos que la tenemos por naturaleza, simplemente por ser humanos. Es la condición que entre los humanos tenemos de consideramos con el mismo valor los unos a los otros, es que a pesar de las diferencias que tengamos nos brindemos el mismo trato, y así mismo, otorgarnos pronta consideración de iguales, por lo tanto es un derecho humano que nos otorgamos mutuamente y nos permite considerarnos como semejantes.

Hay personas que consideran a la igualdad de manera etiquetada y aislada, por ejemplo cuando una persona cree que su nacionalidad es mejor que otra y trata diferente a los demás pero igual a sus connacionales; o también cuando alguien piensa que su manera religiosa de pensar es la correcta y sólo trata bien a los feligreses de su religión y a los demás no. Eso puede suceder con aspectos tan sencillos como el de ser partidarios de una idea política, fanáticos de un equipo deportivo, seguidores de alguna figura artística, etcétera. El tratar con diferente consideración a alguien sólo por algún aspecto diferente (en pensamiento o hecho) al que tenemos nosotros nos convierte en personas que no creemos en la igualdad, personas que no tenemos respeto por la humanidad y que al mismo tiempo aceptamos el ser tratados como desiguales de los demás, es decir, que al tratar con desigualdad a los demás aceptamos ser tratados de la misma manera.

La igualdad es un derecho humano y al mismo tiempo es una virtud humana en hecho, no puede ser sólo una idea o creencia, debe de ser un estilo de vida, la igualdad existe cuando en todos los aspectos de vida tratamos de la misma manera a los demás, de la misma manera que nosotros esperamos ser tratados. No podemos decir que creemos en la igualdad si somos capaces de despreciar el punto de vista, afición, creencia o gusto de alguien más y por alguna de estas razones tratarlo de manera diferente. La igualdad no permite la discriminación ni el maltrato, no permite el deprecio, no permite la burla.

La igualdad es tolerante, incluyente, respetuosa y valiente. Y si acaso te interesa mejorar el punto de vista o estilo de vida de alguien más, entonces deberás de exponerle tu idea y convencerlo, sin poner en peligro el derecho a la igualdad que ambos tienen.

La equidad por otra parte, aunque tiene la misma raíz lingüística que la igualdad, tiene una aplicación diferente. Del latín aequĭtas, EQUIDAD se refiere a la igualdad de ánimo, igualdad activa. La palabra de “equidad” sólo aplica a los aspectos que son relativos a leyes o reglas. POR EJEMPLOS:

Cuando la ley se aplica del estado hacia cada individuo, la equidad representa un equilibrio entre la aplicación de la justicia y la interpretación de la ley, de acuerdo a la condición de cada persona que la recibe. Es decir que aplicar la equidad es que cada uno reciba lo que le corresponde, o sea que cada cual es juzgado de acuerdo a SUS PROPIOS hechos, pero aplicando imparcialidad y haciendo uso de la razón y la lógica.

Por otra parte la equidad social debería de ser la habilidad del estado proporcionar los recursos y oportunidades a TODOS sus ciudadanos equitativamente, sin considerar niveles socioeconómicos.

En el aspecto económico o financiero, se conoce como equidad a la distribución justa de la riqueza entre los miembros de una sociedad, PERO DE ACUERDO a lo que cada persona merece o trabaja. También a la moderación en los precios y a la justicia en los términos de los contratos.

Equidad de género, significa que cualquier persona sin importar su género sexual, reciba las mismas garantías individuales, derechos y oportunidades que todos. Lo mejor sería que TODOS recibieran garantías individuales, derechos y oportunidades sin importar su género sexual.

En la práctica diaria del vivir de nuestro país y de nuestra gente LA IGUALDAD debería de ser la que cada ser humano viva, respetando a los demás a pesar de sus condiciones diferentes entre unos y otros, tratando a los demás como espera ser tratado uno mismo. Seguramente habría una mejor convivencia.

La práctica de la equidad por otra parte, debería de ser una tarea diaria del gobierno de nuestro país, buscando la manera en la que el general de la sociedad recibiera justicia social, simplemente por ser humanos.

Me parece que podemos empezar por tratar a los demás IGUAL del modo que queremos ser tratados; por consecuencia el razonamiento, la imparcialidad, la educación y la justicia tendrían que ser aplicadas de manera EQUITATIVA.

 

 

NN Noticias Sinaloa 2015. Todos los derechos reservados.