[ Cerrar ]

Kawasaki


Publicado el 10 de Julio del 2017 9:12 a.m. OPINIÓNAndanzas



Por: Ernesto Leyva

 

Eran la ocho de la noche y la chicharra timbraba en la secundaria técnica número  uno, como anunciando ¡hey morros ya váyanse!, peinaba el añejo del 1984, iba con mis libros bajo el brazo y haciendo bola cuando me alcanza la “Birria”, el “Pol”, el “Pollo Makanaki” y el “Magañas” un chavo de Mazatlán que le hacía al Mauricio Garcés de la ETI íbamos tomando la carretera a Culiacancito, cuando se nos atraviesa, la “Chimul” y la “Ricitos”, una morra de buenos bigotes, en eso el largo del “Magaña” de volada se puso a las órdenes de la “Ricitos”, la morra se voló y el “Magaña” le pudo quitar su número telefónico. Al obtenerlo, de volada puso el grito al cielo y puso una raya más en su libreta exclamando una mancha más al tigre. Llegamos al famoso triangulo lugar donde se dieron los tiros más famosos “Dnotie” la ETI agarró camión y se peló el “Magañas” lo que no se dio cuenta es que se le cayó el papelito donde escribió el número de teléfono y de volada lo apañé y agarramos camino. Dejamos los libros y las mochilas de balazo y como siempre agarramos a los edificios, allá nos encontramos otra vez, cuando le digo a los plebes que tenía el teléfono de la “Ricitos” de volada al “Pol” se le hizo agua la boca y nos propusimos hablarle por teléfono. En ese entonces el tremendo “Pol” navegaba en su bayca marca “Montreal” color rojo; una bicicleta un poco fea, a mí no me gustaba. Nos tendimos a una caseta telefónica ya ven no había celulares muchos menos un iPhone de la manzanita por al que todos se les hace agua la lancha, como ya había visto películas del “Santo” donde fingía la voz por teléfono, apliqué la del “Santo” el enmascarado de plata y empezó la mentira, pero antes de hablar limpié el teléfono ya que la raza era bien traviesa y le embarraba de todo al teléfono casetero que agarraba monedas de a veinte centavos. Cuentié a la “Ricitos” que el “Magaña” estaba conmigo y con una Kawasaki roja, la “Ricitos” de volada se la creyó y de volada quiso ver al “Magaña” montado en su Motorola japonesa de gran motor. De volada le dije al “Pol” agárrate que ya agarraste camión, el “Pol” se puso más colorado que una paleta roja con rielito, al fin del cuento nos dio miedo enfrentarnos a la “Ricitos” pero al verla le comentamos que el “Magaña” se había desesperado porque no llegaba y se marchó. Chale ¡dice la “Ricitos” ni la bañada que me di, ni el jabón que gaste!. En eso se le ocurre al “Pol” salir con su “Montreal colorada” dándose cuenta la “Ricitos”, que enojada me dice ¿esa es la Kawasaki roja?, eres un mentiroso, al darse vuelta la “Ricitos” no aguantamos la risa, ni modo mi “Pol” ¡vámonos!, sale.. me dice súbete a mi Kawasaki no más que no trae diablos para que pises bien, que más diablos quieres que traiga si aquí están la “Birria”, el “Pollo Makanaki” que hasta el mismo lucifer les saca la vuelta.

Me monté en la Kawasaki roja y agarramos camino al barrio 60 lugar del “Che Reyes” y dominios del “Mexicano”.

 

 

NN Noticias Sinaloa 2015. Todos los derechos reservados.