[ Cerrar ]

La Maruchan de 200 dollares


Publicado el 27 de Febrero del 2017 2:50 p.m. OPINIÓNAndanzas



Por: Ernesto Leyva

 

¿Quién es el cantante ahí? así era cuando oíamos cantar, ese era José Antonio; un chavo que se la pasaba cantando por todos lados y tan persistente que ya tenía sus propias canciones. 

El "Pepe" como le conocíamos era el tipo morrito  que le pegaba a Pedrito Fernández, era todo un soñador pero logró su objetivo, eran el año de 1978 de esos ayeres y hoy en la actualidad hasta de nombre se cambió ahora se llama José Santiesteban por la cosa de la artisteada, me lo topo en el centro ahí por  los tacos Moreno antes el "Churpias", y al preguntarle cómo le ha ido, y este me suelta la sopa; me ha ido de maravilla pero ahorita  vengo de una tocada. 

¿Pero cómo a esta hora?, le pregunto; lo que pasa que hace una semana nos contrataron unas gentes de la sierra y  pagaron por adelantado, estuvimos más puesto que un calcetín, nos esperaron aquí en Culiacán pero al llegar a la sierra nos recibe un carro gigante que creo yo que parecía un tanque de guerra, me taparon los ojos y nos fuimos a tocar  casi durante una semana, al quinto día ya cansados nosotros llevábamos nuestra comida, estábamos todos desvelados, la gente de ahí nos dio carne de venado bien rica de esa que sabe a zacatito, me estaba echando el "tacuache" cuando veo a dos señores más crudos que un ceviche de pescado, les pregunté que si querían un taco de sabrosa carne de venado y a lo cual me respondieron, nel  gracias  de esos ya estamos hartos y no me la acabo con la cruda, nomás háblenme de a Laredo ya que hasta acá me da el olor de toda la cerveza que se pistiarón, los amigones de casi dos metros y de cara mal encajada se sentaron con los famosos dolores crudelios, en eso se me ocurre una idea y les digo, ahorita les voy a dar un remedio, se van alivianar de voladada, fui a la mochila y saque dos Maruchan las prepare de volada y le puse su limón  y respectiva salsa, al dársela a los señores se la comieron como si fuera la última cena. 

La devoraron, de volada empezaron a sudar y a sacar todo el diablo que tenían adentro. Al terminarla me dijeron; teníamos ganas de algo así  y me dieron las gracias, en eso uno de ellos sacó de la bolsa de su pantalón y me dio 100 dólares y el otro no se quedó abajo y me dio otros 100 dólares, no lo podía creer  y me los embolse de volada. Después nos subimos al carrote como tanque de guerra y agarramos una camioneta y ahorita estoy aquí mitoteandote, pues ya estas, me da gusto que te hayas realizado de lo que más te gusta que es la cantada, no termine de decirle cuando se puso a cantar en medio de la banqueta la canción de “Que falta me hace mi padre” y de volada nos cayeron una bola de monedas al terminar le dije pues órale ya a completamos para los tacuaches y nos fuimos a los tacos al Mercado Garmendia.

 

 

NN Noticias Sinaloa 2015. Todos los derechos reservados.