[ Cerrar ]

La muerte del "canito" entristece al "Tavo Mentiras"


Publicado el 15 de Agosto del 2016 10:52 a.m. OPINIÓNAndanzas



Por: Ernesto Leyva

 

 

Circulaba el año de 1975 cuando sentado en un barandal de una casa más aburrido que un programa de Derbezencuando, cuando a lo lejos diviso una mancha voraz, era la "Birria" y detrás de él toda la raza, como que querían ponerse de acuerdo a qué jugar. Unos querían un juego y otros querían otro, tranquilos dice la "Birria" vamos a jugar a las cebollitas, ¡nombre! dice la “comezón”, le decían  así porque siempre tenía animalitos en la cabeza, la última vez que jugamos apestabas regacho, ¿por qué no jugamos a las escondidas? dice la "Meona", ¡nanchis! contesta la "Birria", la última vez que jugamos me dejaron como tres días escondido, nunca me fueron a buscar, lo que pasa es que ese juego siempre lo ganas tú, que no te podemos ver, ya ves estas muy prieto, nomás cierras los ojos y no abres la boca ni quien te encuentre. Por eso, ese juego tú siempre lo ganas.

Bueno jugaremos a los encantados, ¡sale! dice el "Eructo" bien emocionado, pero nos falta otro para ser más, vamos por el "Tavo" para completarnos, ¡vamos por él!, dice el "Moco", ha de estar viendo el Chavo del Ocho nunca se lo pierde. A parte tiene varios días que no se deja ver. A lo lejos contesta el "Dientón", no va a salir plebes esta triste, tiene varios días así ¿y eso?, pregunta la "Resortera"; se le murió el "Canito" comenta el "Dientón" ¿y nomas por eso? dice el "Chopas", si era solamente un perro, vamos por él; yo lo voy a alivianar. Llegando a la casa del "Tavo", lo encontramos tristón y con más ojeras que una morra cuando se quita el maquillaje. "Tavo" te invitamos a jugar no más faltas tú, dice el "Chopas". No puedo plebes estoy en duelo son nueve días  para que "Canito" suba al cielo y los respetare, a lo cual contesta el "Chopas" que era el de corazón de piedra, ¡déjate de cosas era solamente un perro!.

No era solamente un perro era mi amigo fiel, al cual le quise mucho. ¿Quién te lo regalo? O ¿cómo llego hacia ti? Le dice el "Chapopote". Es una historia larga de contar pero ahí les va ya que ustedes preguntan más que Pistachón zig-zag el abejorro del profesor Memelosvski y son medio metichones.

Como la plática se iba a poner suave agarramos unos botes y cajas de refrescos vacías para sentarnos y escuchar el relato.

A "Canito" lo conocí así, iba caminando en unas construcciones que se estaban haciendo al sur del Humaya cuando iba pasando por unos hoyos muy profundos alcanzo oír unos lamentos, eran tan dolorosos que la llorona hubiera renunciado a la búsqueda de sus chilpayates, al asomarme me encuentro a un perro más flaco que el presupuesto para la educación aquí en México,  parecía arpa y fácil podías tocar la bamba en sus costillas, era tan profundo el hoyo que tuve que pedirle a un albañil que traía unas patas tan cenizas como las caguamas de Don Julión cuando se las pistea, le pedí una cuerda para sacar al perro, me amarré la cuerda de un extremo y del otro a un poste que estaba a un lado, al llegar abajo amarré al perro y me salí para poder jalarlo, ya estando afuera  me quiso besuquear, pero estaba tan débil que en vez de ensalivarme tocia puro polvo revuelto con cal que si no me quito podría enjarrarme  todo. Al llegar a la casa me apresuré a bañarlo ya que estaba bien negro y apestoso, pero al pasarle el jabón se le fue cayendo el color negro, lo que paso que traía más pulgas, güinas y garrapatas; eran tanta que me sentía como si estuviera en el Congreso del Estado, el perrito en realidad era blanco con una mancha en el ojo estaba padrísimo, al empezar a comer, le entró duro a unas tortillas y unos huevos ya que la traía bien atrasada, lo bautice con el nombre de "Canito", un personaje de caricatura de Hanna Barbera que me encantaba, de ahí pal real fuimos más amigos que unos dientes amarillos y su macilla. "Canito" agarró cuerpo que hasta me lo empezaron a chulear que si era de pedigrí, yo hasta la fecha no se ni siquiera que es eso, extraño mucho a mi perro porque comía como gente mi mamá al darme de comer, le servía lo mismo a "Canito" a veces me ponía celoso porque le echaba dos huevos y a mi nomas uno, fue mi compañero de batalla por muchos años, cuando estaba en peligro se convertía en león para defenderme, dormíamos juntos, mi mama me bajaba de la cama porque mojaba el colchón y "Canito" se quedada ahí porque él era muy limpio. No hablaba porque en ese tiempo no había watsapp ni internet, ni twiter; un día me levanto temprano y "Canito" no llegaba a desayunar, le empiezo a gritar  llamándole para que se reportara, al no oír contestación voy a su cama y lo veo dormido, le empiezo a palmear el lomo y sorpresa "Canito" estaba muerto, al no verlo reaccionar empiezo a gritar llorando de desesperación al  ver a mi amigo rígido y sin moverse, como último recurso llame a la Cruz Roja, al llegar, les da sentimiento al ver de que era un perro, el capitán de la ambulancia al verme llorar tanto se conmovió y me regalo un gansito y un frutsi que traía de lonche, le hablo a mi mamá y nos juntó y nos dijo: "Canito" está muy feliz ahora, el murió de muerte natural, cumplió con su ciclo de vida, lo que hizo este niño por su perro créame señora, que es el amor más puro que me ha tocado vivir, lo siento mucho, pero los perritos viven poco  lamentablemente y su hora de partir ha llegado. Al oír esta historia todos abrazamos al "Tavo", y le dimos las gracias porque a nuestra corta edad conocimos el amor limpio y aprendimos que todo tiene un principio y un final, al voltear al cielo vimos una nube en forma de perro como que "Canito" le echaba un ojo y le daba las gracias a su gran amigo. 

 

 

NN Noticias Sinaloa 2015. Todos los derechos reservados.