[ Cerrar ]

La noche triste


Publicado el 21 de Noviembre del 2017 8:26 a.m. OPINIÓNDe Corazón Dorado - Por: Javier Llausas



Por: Javier Llausás

 

“El sueño de Cortés lo había tenido tan cerca, lo había acariciado con la punta de los dedos. Un fin de fama y fortuna como tantas veces había fantaseado de muchacho en Extremadura y ya hombre en América... Todo había sido una lenta preparación para el gran momento. Al sueño que se desmoronaba con cada soldado reventado que pasaba frente a él no le había escatimado nada: su fortuna, la lealtad a su valedor, el amor de su mujer, una vida cómoda y resuelta. Le había dedicado lo mejor de su capacidad diplomática y -para sorpresa de muchos- militar. Había sorteado un obstáculo tras otro antes incluso de partir: conspiraciones, desánimo, motín, el desafío de incontables enemigos en un país jamás hallado por hombres de su mundo”.

El párrafo anterior es la narrativa española de la noche triste, un capítulo de la historia de la conquista española en el cual Hernán Cortés perdió la mitad de sus hombres, casi todo el su tesoro y cuenta la leyenda que lloró amargamente bajo un gran árbol de ahuehuete.

El equipo de Sinaloa tuvo su noche triste el pasado viernes en Tamaulipas donde cayó estrepitosamente frente al conjunto del Correcaminos quien aseguró su lugar en la liguilla.

Dorados comenzó a tambor batiente el encuentro con el convencimiento de quien se juega la vida a un solo tiro; Sin embargo bastó un gol del rival para descomponer todo el planteamiento y verse superado en la lucha por una calificación que nos tenía a todos ilusionados.

En un cliché literario que se le ha atribuido antes a Alejandro Magno o Julio César, se dice que Hernán Cortés tras la noche triste sobrevivió un motín proveniente de Cuba para después recibir refuerzos enfocados a lo que sería el ataque final a la gran México Tenochtitlán. Fue ahí donde cuenta la leyenda que Cortés ante los ojos de todos sus soldados quemó los navíos que recién los había desembarcado en México dejando muy claro el mensaje: no hay otro resultado que no sea la victoria final.

En el 2018 Dorados deberá quemar sus naves, convencerse de su talento y luchar por el medio boleto a la primera división aferrándose a lo que es y en compañía de todos los que podemos colaborar o apoyar desde diferentes trincheras dentro de las cuales se encuentra el “Meta juego”, que es todo aquello que no está relacionado con el juego cancha pero puede influir el resultado… nosotros también debemos seguir jugando.

Toca sanar heridas, ver las instancias finales desde afuera pero con la perspectiva que te da el saber que el próximo torneo estarás compitiendo en ellas para ganarlas.

 

 

NN Noticias Sinaloa 2015. Todos los derechos reservados.