[ Cerrar ]

Las noches que nos hacen crecer – Personalidad y oportunidad.


Publicado el 27 de Marzo del 2017 9:38 a.m. OPINIÓNDe Corazón Dorado - Por: Javier Llausas



Por Javier Llausás

En el futbol como en la vida hay noches que nos hacen crecer y nos brindan la prueba que necesita nuestro carácter para seguir adelante.

Como parte de esas noches Dorados visitó Colima, un rival con más corazón y garra de lo que manifiestan sus números. Loros es un equipo joven, con mucho ímpetu y que nunca baja los brazos ante una adversidad tan grande como lo es jugarse el descenso siendo el nuevo de la liga, algo que como aficionados Dorados ya vivimos: el esfuerzo no se negocia.

Dorados contaba con la ausencia de elementos importantes a la ofensiva como lo son Vinicio Angulo y Flavio Santos, Gabriel Caballero tuvo que modificar y echar mano de la solidez de un grupo en gran momento, pero no sería sencillo.

Platicamos esa semana con comunicadores y amigos sobre el rival y analizamos más allá de los números para entender lo difícil que sería enfrentar a Loros, que sus últimos 5 partidos habían sido marcadores mínimos de uno por cero y sus primeros quince minutos son de una intensidad enorme como pocos equipos la manejan (lo sabemos porque en las previas de los juegos en casa de Dorados siempre vemos la primera mitad de todos los partidos de Colima).

Todos los pronósticos de la actitud rival se cumplieron cuando apenas al minuto uno de juego Eder Cruz adelantó a Loros con un gol de vestidor y nuestros rivales dominaron la situación los minutos siguientes ante un Dorados que sabía que tenía contener lo más rápido posible el vendaval de un equipo que se jugaba la vida frente a ellos.

El gran pez solo tenía la opción de tomar posesión del balón y hacer el juego que venía desarrollando, su planteamiento ante las ausencias fue valiente, sin embargo parecía que tendría que irse al descanso con desventaja ante el planteamiento rival.

Es ahí donde una de las características que forman a los grandes equipos salió para igualar el marcador: Concentración y aprovechar cada una de las oportunidades.

Jesús Angulo aprovechó un error del portero rival que soltó un disparo para robar el esférico y en un solo movimiento empatar el marcador. A partir de ese momento la personalidad de nuestro equipo cambió las condiciones del partido y nos llevamos la victoria con gol de Gabriel Hachen.

Colima no fue la prueba más famosa o reconocida para nuestro equipo, pero es de las que más concentración y personalidad ha requerido para anteponerse a la adversidad, siendo un simulador excelente de como librar situaciones inesperadas con la personalidad que se necesita para ganar campeonatos.

Que sigan llegando los retos para nuestro querido Pez.

 

 

NN Noticias Sinaloa 2015. Todos los derechos reservados.