[ Cerrar ]

Libertad de expresión y de prensa ¿reprimida o corrompida?


Publicado el 2 de Septiembre del 2015 5:14 p.m. OPINIÓNISTAR MEZA



 

La Declaración Universal de los Derechos Humanos establece que todos tenemos el derecho a la libertad de opinión y de expresión; éste incluye el derecho a mantener una opinión sin interferencias y a buscar, recibir y difundir información e ideas a través de cualquier medio de difusión sin limitación de fronteras, por tanto, se puede decir que la libertad de expresión es un elemento crítico para la democracia, el desarrollo, el diálogo y la libertad de prensa, que sin duda alguna, es un elemento central del derecho más amplio a la libertad de expresión.

Practicar una labor periodística no depende únicamente de ser egresado  de la licenciatura en periodismo o comunicación, ya que al momento de ejercer la materia informativa es posible abocarnos en la fuente que nos compete de acuerdo a nuestras habilidades y es bien sabido que hay periodistas que estudiaron ciencias sociales o políticas, administración, economía, lengua y literatura hispánicas y un sin fin de carreras; pero esta problemática de represión que se visibiliza en la actualidad deriva la decadencia de una verdadera exposición informativa.

 La prensa juega un papel central al informar de forma contextualizada sobre los temas relevantes para todos los ciudadanos y ciudadanas, siendo fundamental que se pueda ejercer con libertad; sin embargo, hay ocasiones en que está libertad es amenazada ya sea por auto-censura, censuras directas a través de leyes que no respetan los estándares internacionales, concentración de medios, violencia digital,  violencia contra medios y periodistas, impunidad en los crímenes cometidos contra medios y periodistas, entre otras.

Es muy lamentable que la información se manipule a conveniencia de algunos, pues es un secreto a voces el hecho de que ciertas dependencias gubernamentales, empresas, incluso se dice que hasta en el narcotráfico compran la difusión informativa y delimitan los datos comprometiendo esta “libertad de expresión y de prensa” a la que todos tenemos derecho, reprimiéndola a tal grado de que si se dice algo que no es condescendido se corre el riesgo de ser violentado o incluso hasta asesinado, pero ¿por quién?, no nos podemos aventurar a formar una declaración sin prueba alguna.

Se ha dicho que la libertad de expresión y de prensa se encuentra en riesgo, en México se han asesinado a más de 80 periodistas en los últimos 10 años y 17 han desaparecido, Reporteros Sin Fronteras ha señalado que a nivel global, en 2007 fueron asesinados 88 periodistas, lo que lo coloca como el año más violento para la profesión desde 2000 y en este año han sido asesinados 37 periodistas alrededor del mundo y 137 han sido encarcelados, no se pueden asegurar los motivos, muchos culpan a los gobiernos, otros al narcotráfico, la guerra, pero lo que sí es cierto es que la mayoría de estos casos han quedado en impunidad.

Tristemente los conflictos de interés juegan un rol fundamental en la libertad informativa, pues ocasionalmente la libertad de expresión y de prensa se ve corrompida y como se puede forzar la información para crear una imagen positiva que sirva de catapulta para algún político o empresario, etc. También se puede utilizar como un medio para reprobar el perfil de alguien y no se puede determinar el alcance entre una nota y otra en caso de que el medio de comunicación se retracte de algo dicho con anterioridad, jugando con algo que difícilmente cambia como es el prestigio de alguien ante la sociedad.

Presumir que hemos avanzado en términos de libertad de expresión y de prensa sería desacertado, esto se comprende mejor si reconocemos la nociva cercanía entre la mayoría de los medios tradicionales de comunicación con el poder político, ya que la sociedad ve a los medios como parte del sistema político establecido, de ahí que la violencia sobre la prensa siga estando vigente; y si hacemos un análisis, los perpetradores contra la prensa se han multiplicado ante la demasía de impunidad en la mayoría de los casos. Es difícil saber quién es el verdadero enemigo de la libertad de expresión y de prensa, sin embargo, lo que no es difícil saber es que es un derecho humano universal que se debe defender para poder tener un adecuado proceso democrático.

 

istar.meza@gmail.com

 

 

NN Noticias Sinaloa 2015. Todos los derechos reservados.