[ Cerrar ]

Los mejores consejos para combatir el estrés laboral


Publicado el 21 de Noviembre del 2017 8:28 a.m. EXPRESIÓNMISCELANEA



El estrés y la ansiedad se han generalizado en las sociedades modernas, pero siguiendo una serie de pautas podemos minimizarlo

NN Noticias / Agencias

 

Si bien el estrés o la ansiedad constituyen reacciones naturales de nuestro organismo que nos permiten permanecer alerta en situaciones límite, en muchas personas acaba convirtiéndose en un estado crónico que dificulta su vida diaria y propicia la aparición de enfermedades, haciendo disminuir nuestra esperanza de vida.

En ese sentido, el trabajo puede ser una fuente importante de estrés, y por eso es habitual hablar de estrés laboral. Las causas más comunes de estrés laboral son los salarios bajos, el volumen elevado o sobrecarga de trabajo o la falta de oportunidades de promoción. Según la encuesta Regus Business Tracker, el 58% de los trabajadores españoles afirman haber sufrido un incremento del nivel de estrés laboral durante la crisis económica.

 

Cómo nos afecta el estrés laboral

El estrés puede llegar a ser muy peligroso para nuestra salud. Tarani Chandola, epidemiólogo del University College de Londres, por ejemplo, ha liderado un estudio que sugiere que el estrés crónico incluso puede conducir a la muerte, y que lo hace en muchas ocasiones, pues aumenta en un 68% el riesgo de desarrollar enfermedades coronarias.

Según un estudio publicado en la revista médica británica The Lancet, el estrés laboral aumenta un 23% el riesgo de sufrir un infarto de miocardio. El estudio fue realizado con 200.000 personas de siete países europeos y según Mika Kivimäki, del University College de Londres, quien dirigió la investigación:

Para evitar estas causas de estrés laboral, pues, debemos seguir una serie de consejos tanto en el entorno laboral como fuera de él.

 

Pautas a seguir para evitar el estrés laboral

 

Localizar la fuente del estrés:

Una buena recomendación es mantener un diario o tomar nota rutinariamente durante un par de semanas escribiendo todas aquellas situaciones que nos generan más estrés y cómo respondemos a las mismas.

Cuantos más detalles aportemos al contexto, lo que sentimos y las personas que nos rodean, más completa será la identificación de las fuentes principales del estrés. También es importante apuntar cómo reaccionamos ante esas situaciones estresantes y evaluar qué reacciones son las que más han contribuido a reducirlo, como por ejemplo salir a dar un paseo al aire libre.

 

Darse caprichos saludables:

En muchas ocasiones, frente al estrés solemos reaccionar dándonos caprichos poco saludables, como la ingesta excesiva de calorías, darnos un atracón de algún alimento muy azucarado o graso (como helado), beber alcohol en exceso, etc. Sin embargo, estas soluciones, además de ser nocivas para nuestra salud, a largo plazo no solucionan el problema que origina el estrés y, también, favorecen la ansiedad o los altibajos emocionales.

Debemos sustituir esas soluciones por otras más saludables y eficaces, como hacer ejercicio al aire libre, practicar yoga o dormir más horas. En ese sentido, el deporte en general produce la liberación de endorfinas y causa un efecto relajante inmediato.

 

Aprender a delegar:

Hemos de asumir que no podemos asumir siempre todas las tareas, que la vida no solo es trabajo, que es importante para nuestra salud a largo plazo y, por extensión, nuestro rendimiento, compaginar adecuadamente el trabajo y la vida personal. En ese sentido es importante saber desconectarse de los dispositivos que nos mantienen disponibles las 24 horas al día los siete días a la semana. Es importante implementar pautas en las que, por ejemplo, decidimos no consultar nuestro correo electrónico en todo el día, o solo una vez a primera hora y otra vez a última hora.

Fijar límites claros entre la vida laboral y personal también reduce el estrés asociado a los posibles conflictos de conciliación.

 

Tiempo para descansar:

Este proceso de recuperación requiere ‘desconectar’ de la actividad laboral cuando no se está trabajando. También es importante desconectar totalmente durante el período de vacaciones.

 

Aprender a relajarse:

Las técnicas como la meditación, los ejercicios de respiración profunda y la conciencia plena pueden ayudar a liberar estrés y conseguir, junto con los otros puntos, una vida un poco más feliz y menos dedicada, a todas horas, a pensar en el trabajo.

 

 

NN Noticias Sinaloa 2015. Todos los derechos reservados.