[ Cerrar ]

Los sentimientos de la nación


Publicado el 25 de Junio del 2018 10:38 a.m. OPINIÓNMiguel Alonso Rivera Bojórquez



Por: Miguel Alonso Rivera Bojórquez

 

Existe un evidente desgaste en el PRI y el PAN, ambos partidos han gobernado México en las últimas décadas y alcanza niveles históricos el hartazgo social ante las asquerosas historias de corrupción e impunidad, un repudio creciente a los políticos millonarios parásitos del sistema, un coraje contra aquellos que viven a todo lujo a costillas del pueblo, un rechazo a la ostentosidad de los Juniors y la fastuosidad de la élite política que contrasta con el mermado poder adquisitivo de la clase trabajadora, los altos precios de la canasta básica, los servicios y los combustibles. Estas emociones, sentimientos de la nación, parafraseando a Morelos, según todoslos pronósticos, se transformarán el 1o. de julio en la primera alternancia en el Ejecutivo hacia un candidato de izquierda: Andrés Manuel López Obrador.

Un candidato que no ha estado exento de señalamientos de corrupción y que ha recibido todo tipo de ataques que lo critican, incluso, por ser un hombre mayor. Que, además, ha recibido todo un catálogo de descalificaciones, burlas e insultos en que lo tachan de ignorante y de sufrir demencia senil. Sin embargo, no parece ser vulnerable a tales estrategias y se le observa inmune, como si un poderoso manto lo protegiera. Sus adversarios, en todos sus materiales y argumentos de campaña lo mencionan, por supuesto para denostarlo pero, vilipendiado en su máxima expresión, el candidato de la coalición "Juntos Haremos Historia" ha llegado a la recta final de esta campaña fortalecido por tantas menciones y como el favorito para ganar la Gran Elección. Pareciera que cada frase, meme, spot y mensaje contra López Obrador logra el efecto contario. Si es así, fue un error táctico porque un principio fundamental es no dedicarle tiempo al adversario y es lo que más han hecho los enemigos, que no contrincantes, de López Obrador. El efecto contrario es lógico: la sociedad está ofendida y no cree, prevalece la inseguridad, la ciudadanía tiene recelo y no confía en los que tienen o han tenido el poder: a menudo se escucha la siguiente interrogante: “¿Y por qué ahora sí harán las cosas bien si ya tuvieron la oportunidad y no lo hicieron?”

En una nación de inmensas desigualdades, la población se siente desencantada y no tiene aprecio por las instituciones, tiene urgentes reclamos sin atender, criminales rezagos y desatenciones que no son los mejores elementos para la democracia que, nos aseguran, sí funciona con transparencia y apego al marco jurídico institucional, sin trampas ni posibilidades de fraude. No obstante, tampoco existe confianza en el proceso electoral y el aquí y ahora, la forma y el fondo de esta Gran Elección, la más grande en la historia contemporánea de México, llega con dudas, temores e incertidumbre. En este contexto, los adversarios de López Obrador fueron, con sus ataques fallidos, sus mejores promotores del voto y el presidente Enrique Peña Nieto, con los escándalos de su administración, quien más engrandeció la figura del líder de MORENA.

“Nuestra querida Patria ha llegado a uno de esos momentos: una tiranía que los mexicanos no estábamos acostumbrados a sufrir, desde que conquistamos nuestra independencia, nos oprime de tal manera, que ha llegado a hacerse intolerable. En cambio de esta tiranía se nos ofrece la paz, pero es una paz vergonzosa para el pueblo mexicano, porque no tiene por base el derecho, sino la fuerza; porque no tiene por objeto el engrandecimiento y prosperidad de la Patria, sino enriquecer un pequeño grupo que, abusando de su influencia, ha convertido los puestos públicos en fuente de beneficios exclusivamente personales, explotando sin escrúpulos las concesiones y contratos lucrativos”.

El llamado a salvar a la Patria del porvenir sombrío y de la nefanda oligarquía, “que sin escrúpulo y a gran prisa están absorbiendo y dilapidando los recursos nacionales, y si permitimos que continúe en el poder, en un plazo muy breve habrán completado su obra: habrá llevado al pueblo a la ignominia y lo habrá envilecido; le habrán chupado todas sus riquezas y dejado en la más absoluta miseria; habrán causado la bancarrota de nuestra Patria, que débil, empobrecida y maniatada se encontrará inerme para defender sus fronteras, su honor y sus instituciones”.

¿Quién diría que este texto fue escrito por Francisco I. Madero en San Luis Potosí el 5 de octubre de 1910? Estos fragmentos del Plan de San Luis Potosí parece que fueron escritos en nuestro tiempo.

Lo cierto es que, por todo lo antes expuesto, independientemente de las encuestas y estudios preliminares, los futuros resultados son una incógnita. La lucha por el dinero y el poder estará presente, sin duda alguna, el primero de julio no solamente por el cargo para Presidente de la República sino en otros feudos.

 

 

NN Noticias Sinaloa 2015. Todos los derechos reservados.