[ Cerrar ]

¡Nada para el PRI! ¿Adiós a Presidencia y nueve gubernaturas?


Publicado el 21 de Mayo del 2018 11:12 a.m. OPINIÓNMiguel Alonso Rivera Bojórquez



Por: Miguel Alonso Rivera Bojórquez

 

Collage político: Primero fue el “independiente” Armando Ríos Piter quien se sumó a Meade, previo al Primer Debate Presidencial. Jorge Castañeda, hoy coordinador de campaña de Anaya inicialmente impulsaba la candidatura de Ríos Piter. Ahora Margarita Zavala renuncia a su candidatura, previo al Segundo Debate Presidencial. Dice que no declina a favor de otro candidato pero es pública su animadversión a Anaya y AMLO, así como su simpatía por Meade quien fue secretario de Estado en la administración de Felipe Calderón. Siguiendo con este patrón que veíamos venir y anunciamos en este espacio antes de que se dieran todos estos hechos hay que esperar ahora que haga lo propio El Bronco antes del Tercer Debate Presidencial. Finalmente, en el frente anti AMLO solamente quedaría por tomarse la decisión final entre Meade y Anaya, para ver quién se suma a quién. El sistema está a favor de Meade y esperan beneficiarse del voto indeciso.

En este contexto, es oportuno recordar a Lorenzo Córdova, en su obra “La Reforma Electoral y el Cambio Político en México”, y en un ensayo con el que participa en el libro “Ensayos sobre el Presidencialismo Mexicano”, donde sostieneque el instrumento ideal de gobernabilidad que México encontró históricamente en la figura presidencial tiene como reto mítico y verdadero paradigma del pensamiento político moderno: la democracia.

Al reflexionar sobre anteriores procesos electorales se refiere, al contexto político que resulta tierra fértil para que el viejo discurso de la desconfianza prolifere y logre hacer mella de manera importante en términos de credibilidad.

Al referirse a una experiencia particular sostuvo que los problemas y lagunas que fueron evidenciados en las lecciones históricas “nos mostraron con gran crudeza que en materia electoral no hay ‘reformas definitivas’ y que las normas deben adecuarse permanentemente frente a los nuevos problemas, que son puestos al descubiertos por la dinámica propia de la vida política. Se trata de un proceso normal frente al cual hay que estar abiertos”.

“Hay quienes señalan que el sistema presidencial en México tiene sus orígenes en las figuras del Tlatoani entre los aztecas primero, y en el Virrey después, y que el presidencialismo no es sino un resabio de esa idea autocrática que ha hecho mella en nuestra historia. El afirmar eso es abordar la historia mexicana”, escribe Lorenzo Córdova y cita a Octavio Paz, en el capítulo “Critica de la pirámide” de su obra Posdata:

“La fascinación que han ejercido los aztecas ha sido tal que ni siquiera sus vencedores, los españoles, escaparon de ella: cuando Cortés decidió que la capital del nuevo reino se edificarla sobre las ruinas de México Tenochtitlán, se convirtió en heredero y sucesor de los aztecas. A pesar de que la conquista española destruyó el mundo indígena y construyó sobre sus restos otro distinto, entre la antigua sociedad y el nuevo orden hispánico se tendió un hilo invisible de continuidad: el hilo de la dominación. Ese hilo no se ha roto: los virreyes españoles y los presidentes mexicanos son los sucesores de los tIatoanis aztecas”.

Sirvan estas reflexiones tomadas de fragmentos de las obras del primer consejero presidente del Instituto Nacional Electoral para subrayar que en este contexto histórico, político y social en México –a pesar de todas las reformas político electorales para que la democracia goce de credibilidad- permanece la desconfianza.

Han generado mayor incertidumbre y desconfianza las noticias sobre la nueva dinámica en el Programa de Resultados Electorales Preliminares, sobre los miles de intentos de hackeos al mes que sufre el INE –preocupación que se agudiza después de los hackeos recientes al sistema financiero mexicano- y la declaración de Córdova sacada de contexto donde afirmó que el INE está listo para cualquier escenario si la elección es cerrada u holgada, porque en realidad no hizo ningún pronóstico. “¿De dónde saca que la elección será cerrada? Ya están preparando el fraude”, se alzaron algunas voces.   

Cuando salga publicada esta columna ya se habrá cumplido en Tijuana, Baja California con el Segundo Debate Presidencial donde los temas centrales serían comercio exterior, inversión y temas de migración, y nos encontraríamos camino al tercero que será el 12 de junio en Mérida, donde se abordarán los temas de economía, educación y desarrollo sustentable.

Actualmente en el relanzamiento de la campaña de José Antonio Meade, el candidato de la coalición Todos por México, parece evidenciar que el tablero de ajedrez en el sistema cambió de manos y en las nuevas movidas no importa sacrificar otras piezas del juego por tal de alcanzar el jaque mate. La nueva estrategia parece estar basada inclusive en el reforzamiento de la finta y la percepción, es decir, una de las cosas que están haciendo de manera clara y evidente es engañar, inundar de falsos estudios donde colocan a Meade en empate técnico o en segundo lugar después de AMLO. No se trata de balconear a nadie pero recientemente un operador –de los que envían estudios de Meade colocándolo por las nubes- se equivocó de ventana y luego de mandar un estudio dijo: “¡Estas son las de verdad!”

Se trataba de un análisis para la institución bancaria de Carlos Hank González, ligado al Grupo Atlacomulco.  Según este estudio si las elecciones para gobernador hubieran sido a principios de mayo ganaría Morena, PES y PT en Ciudad de México, Chiapas, Morelos y Tabasco, el PAN, PRD y MC.

¡Nada para el PRI!

 

 

NN Noticias Sinaloa 2015. Todos los derechos reservados.