[ Cerrar ]

No hay nada que festejar


Publicado el 12 de Marzo del 2018 10:09 a.m. EDITORIALEDITORIAL



De nueva cuenta; como cada año llega el lamento de las mujeres, cada 8 de marzo cuando las autoridades gubernamentales insisten en festejar un día que no tiene nada para celebrar, o es que a caso ¿en el estado se encuentran las condiciones optimas para una gran celebración?, sobre todo cuando cada día mujeres son reportadas como desaparecidas y otras tantas encontradas sin vida.

Tan solo durante el año 2017 fueron 168 mujeres las reportadas como desaparecidas y de esa gran cantidad solamente 64 aparecieron con vida, mientras que las otras 87 continúan en calidad de desaparecidas, 17 de ellas fueron asesinadas. Al 10 por ciento les arrebataron la vida y el 53 por ciento desaparecieron de la nada.

Ya no importa si son mujeres jóvenes, adultas mayores, profesionistas, estudiantes o amas de casa.

Algunas son señaladas como mujeres de la vida galante, otras tantas como pareja de hombres relacionados con el narcotráfico, otras simplemente desaparecieron, así como  el viento que se lleva las palabras; esas palabras que buscan alentar a las familias que se quedan con el dolor de no tener a su ser querido.

Aún cuando los organismos de defensa de los derechos de las mujeres toman sus banderas para protestar diciendo que el día de la mujer no se celebra, sino se conmemora un doloroso recuerdo de la muerte de mujeres que trabajaban en condiciones infrahumanas.

A veces se olvida que en Sinaloa hay un Mecanismo de Alerta de Género que debe estar funcionando para erradicar y castigar los actos de violencia contra mujeres. Aquí las mujeres no están trabajando en esa fábrica que se incendió en Nueva York en 1911, aquí están siendo asesinadas.

En lugar de festejar, se debería aprovechar para replantear las cosas en las que se debe mejorar, en brindar las condiciones para que las mujeres vivan una vida tranquila, seguras y en paz. 

Que puedan desarrollarse profesionalmente, que la política les abra plenamente las puertas y no solo para las estadísticas, que las mujeres puedan explotar su potencial, que se creen mejores leyes con perspectiva de género, en donde los mecanismos para la atención a la violencia contra las mujeres hagan valer sus derechos, donde resuelvan los asesinatos, las desapariciones, donde las damas puedan salir a la calle con el largo de la falda que ellas deseen sin el riesgo de ser violadas, acosadas o que sean víctimas de la violencia en el seno de sus propios hogares, en donde los hombres llegan a hacer muestra de su "poderío", en donde enseñan a sus hijos a ser "hombres" y a las niñas a ser sumisas y estar calladitas, porque "las mujeres calladitas son más bonitas".

Después de tantos años, es tiempo de que las mujeres usen sus zapatillas para caminar hacia un verdadero estado de empoderamiento, en donde ellas junto con las mujeres de su alrededor aprendan a no quedarse calladas, a denunciar las injusticias y hacer valer sus derechos.

Las autoridades deben aprender a respetarlas, no solo haciéndoles el favor de darles un lugar de trabajo, sino que sean reconocidas por su esfuerzo diario, por su conocimiento, por su cultura y sobre todo por el simple hecho de ser sus iguales.

 

 

NN Noticias Sinaloa 2015. Todos los derechos reservados.