[ Cerrar ]

No te acostumbres


Publicado el 27 de Agosto del 2018 9:42 a.m. OPINIÓNEl Clarín Por: Juan Bernardo Martínez Ventura



Bernardo Martínez Ventura

 

Una fábula dice que una rana se aventó a una olla con agua y se salió rápidamente de un salto porque el agua estaba caliente, al siguiente día la misma rana se aventó a la misma olla pero el agua aún estaba fría, la flama hizo lo propio y empezó a calentar la olla, poco a poco el agua elevó la temperatura y la rana poco a poco se acostumbraba a la temperatura, primero era fría luego tibia y luego caliente y la rana se acostumbraba, hasta que cuando estuvo el agua calientísima, la rana ya no se podía mover, nopudo salir y murió cocida en agua hirviendo. La fábula explica que no tenemos que acostumbrarnos a las cosas que nos perjudican gradualmente, que debemos de poner atención a lo que sucede en nuestro alrededor, porque de no ser conveniente en el modo o lugar en el que vivimos debemos saltar y salir de allí.

Sucede en modo personal cuando hay personas que nos perjudican de a poco y nosotros nos aguantamos, nos acostumbramos y dejamos pasar las cosas, llegará el momento en que la situación sea insostenible y no la podremos resolver. Hay muchos ejemplos, cuando una relación de noviazgo está mal y se soportan infidelidades y promesas no cumplidas, se acostumbran a eso y los problemas aumentan, llegará el momento en que lo único que podrán y deberán hacer es terminar esa relación.

También sucede de modo familiar, por ejemplo, cuando hay poca violencia en la familia e inicia con gritos y se acostumbraron a eso, y luego llegan los maltratos y

golpes y se acostumbran a eso, y en tristes ocasiones termina con la vida de algún miembro de la familia porque se acostumbraron y no supieron detenerse a tiempo, porque se acostumbraron y pensaron que estaba bien y no aceptaron que necesitaban detenerse y cambiar.

Sucede también a nivel social, ¿cómo sabemos que sucede? Porque la sociedad está viviendo violencia, corrupción, y otras cosas que son motivo de queja social. Nos quejamos de alza de los precios, nos quejamos de los ingresos bajos, nos quejamos del aumento de la corrupción y lo descarado de la misma, nos quejamos del aumento del desempleo, nos quejamos del aumento de las violaciones y los delitos dolosos, nos quejamos del aumento del maltrato genérico, nos quejamos de la discriminación, hasta nos quejamos del bullying (Maltrato o acoso físico o psicológico al que otras personas someten a alguien de forma continua), se pronuncia “buling”. Y a veces pretendemos como sociedad que estamos combatiendo esos males, pero en realidad lo que hacemos como sociedad es vivir los males grandes resultado de los mismos males que en el pasado fueron pequeños, y también nos estamos acostumbrando a ellos.

El modo en que la sociedad está viviendo es el resultado de lo que generaciones pasadas SE ACOSTUMBRARON a vivirlo, lo dejaron pasar, y permitieron que

proliferara.

Quiero hacer notar que no todo está mal, ¡México tiene muchas cosas maravillosas y mucha gente formidable!... PERO LO PELIGROSO ES NO ENTENDER que esas pequeñas cosas que se permitieron crecer antes y que el día de hoy lastiman las cosas bellas de México, esas cosas lamentables (que como ejemplo mencionamos), esas cosas son como nuestro cáncer actual y que hace pocos años fueron pequeños tumores que la sociedad de esos años ignoró y dejó pasar.

NUESTRA RESPONSABILIDAD ACTUAL como sociedad, es reconocer que somos quienes tenemos que darle importancia a nuestra manera de desarrollarnos, y valorar con seriedad y compromiso el SI TAL VEZ las cosas a las que nos estamos acostumbrando y estamos dejando pasar (y en algunos casos aplaudimos)… ¿en el futuro perjudicarán a nuestros hijos?. Si razonamos en eso y actuamos de la manera adecuada en beneficio de nuestros descendientes seríamos una sociedad sustentable.

Como sociedad no debemos de ser irresponsables en lo que estamos dispuestos a valorar. Debemos pensar con franqueza y considerar si acaso nos estamos

acostumbrando a lo que vivimos y si lo dejaremos pasara por alto. Debemos de trabajar en razonar, ser honestos en nuestra crítica y valorar si estamos dispuestos a ser responsables de lo que perjudicará a nuestros hijos. Y en todo caso poner manos a la obra para participar social y activamente, ya sea en la lucha contra esos tumores o también en el fortalecimiento de las cosas buenas que tenemos en el país.

También, inicia contigo mismo, con tu pareja, con tu familia, con tu vecindario, con tu ciudad y con tu país. Hazte responsable de tu actuar presente para el beneficio de tus descendientes. Y como sugerencia, cuando estés razonando y trabajando por ti y por los demás, recuerda la frase de nuestro querido filósofo mexicano Julio César Segura: “La fuerza de la sociedad es la familia, pero la fuerza de la familia es el amor”. Ama a tus descendientes haciendo de nuestra sociedad una que no se acostumbre a los males de este momento y lucha con amor por tus hijos.

 

 

NN Noticias Sinaloa 2015. Todos los derechos reservados.