[ Cerrar ]

Pendejadas, chingaderas y excremento para el próximo debate


Publicado el 11 de Junio del 2018 9:20 a.m. OPINIÓNMiguel Alonso Rivera Bojórquez



Por: Miguel Alonso Rivera Bojórquez

 

“Pendejo” es quizás el peor insulto en México después del emblemático y tradicional “Chinga tu madre”. Una campaña intensa para calificar como un estúpido senil a Andrés Manuel López Obrador e idiotas a los seguidores de Morena y todos los que van a votar por él es lo que se ha visto en los últimos días. También la insistencia de proyectar a Meade como el más idóneo y preparado, mientras que el resto son inmorales e incapaces. El escatológico pastel de la semana ha sido coronado con la cereza de otro video escándalo contra el panista Ricardo Anaya donde se ofrecen supuestas pruebas de lavado de dinero del ahora candidato presidencial.

De aquí surge la respuesta de Anaya, en un video de minuto y medio, donde acusa que existe un pacto entre el presidente Enrique Peña Nieto y Andrés Manuel López Obrador para dejarlo fuera de la jugada y quedarse ellos con el poder. Sostiene que esta estrategia se debe a que prometió meter en la cárcel al actual presidente priista y porque López Obrador ya se comprometió a perdonarle todo a Enrique Peña Nieto. Sostiene que el contenido del video es falso y que lo atacan porque es el único que puede ganarle a Andrés Manuel López Obrador.

Las pendejadas, se dice, son acciones realizadas por pendejos y tratar de negar esto en la Gran Elección sería una pendejada. Las planas completas de José Antonio Meade Kuribreña corrigiendo el “resolvido” y la propuesta de Rodríguez Calderón de mochar las manos al que robe son botones de los miles de ejemplos virales.

En este contexto me permito recordar el ensayo de Octavio Paz, en El laberinto de la soledad, sobre ese mítico personaje mexicano “La Chingada” que, según las palabras del escritor mexicano Premio Nobel de Literatura es la madre que por analogía inclusive podría ser la Patria mexicana tan pisoteada, llena de saqueos, infortunio, injusticia y desesperanza. Estas personas que pelean entre ellos la Presidencia de la República es todo lo que tiene para escoger el elector este 2018 y aquí, parafraseando a Octavio Paz, chingar también implica –en este contexto- la idea de fracaso. La esperanza, afirman algunos pesimistas, es el sentimiento de los pendejos porque, en realidad, gane quien gane todo va a seguir igual e incluso de mal a peor. Terrible frustración electoral.

“Chingar es hacer violencia sobre otro. Es un verbo masculino, activo, cruel: pica, hiere, desgarra, mancha. Y provoca una amarga, resentida satisfacción en el que lo ejecuta. Lo chingado es lo pasivo, lo inerte y abierto, por oposición a lo que chinga, que es activo, agresivo y cerrado. El chingón es el macho, el que abre. La chingada, la hembra, la pasividad pura, inerme ante el exterior. La relación entre ambos es violenta, determinada por el poder cínico del primero y la impotencia de la otra. La idea de violación rige oscuramente todos los significados”, escribió Octavio Paz.

“La palabra chingar, con todas estas múltiples significaciones, define gran parte de nuestra vida y califica nuestras relaciones con el resto de nuestros amigos y compatriotas. Para el mexicano la vida es una posibilidad de chingar o de ser chingado”, reflexiona Octavio Paz y precisa que mandar o irse a La Chingada es viajar a “un espacio lejano, vago e indeterminado. Al país de las cosas rotas, gastadas. País gris, que no está en ninguna parte, inmenso y vacío”.

Andrés Manuel López Obrador sabe el valor de esta palabra cuando utiliza el nombre de su hacienda “La Chingada” para advertir: “A La Chingada si pierdo”. Es la analogía del fracaso y la desesperanza histórica.

El próximo martes será el tercer y último debate presidencial, a partir de las 20:00 hora del Pacífico, en el Gran Museo del Mundo Maya en Mérida, Yucatán y los acuerdos son que los candidatos permanezcan sentados sin tocarse y no usar guayaberas. La breve experiencia antropológica entre pendejadas y chingaderas en la actual campaña nos permite anticipar que la escatología, como sello distintivo, nos hará presenciar más excreciones, es decir, expresiones en las que los candidatos defecarán unos encima de otros. Es probable que, por tal motivo, el INE indique “cero contacto físico”.

 

 

NN Noticias Sinaloa 2015. Todos los derechos reservados.