[ Cerrar ]

Pesimismo económico ¿percepción equivocada?


Publicado el 25 de Mayo del 2015 11:20 a.m. OPINIÓNISTAR MEZA



Economía mexicana se ve ligeramente mejor que hace un año

El titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Luis Videgaray aseguró que en un entorno de bajo crecimiento global, la economía mexicana muestra un importante dinamismo, con un crecimiento por arriba del que presentan otros países; si bien es cierto que se debe buscar siempre el lado bueno de las cosas, también es cierto que no se debe perder de vista  la realidad.

Desde hace tres años se ha escuchado que México repuntará financieramente, sin embargo, las expectativas de crecimiento económico siguen a la baja; es por ello que no se puede juzgar el pesimismo económico en el que la sociedad se ha introducido, al estar cada vez más endeudados y trabajar más de ocho horas diarias, con la pretensión de sobresalir y obtener una mejor calidad de vida, tan anhelada por millones de mexicanos.

La palabra pesimismo tiene su origen etimológico en el latín. Así, podemos establecer de manera clara y concisa que es fruto de la unión de dos vocablos latinos. Por un lado, del término pessimus, que puede traducirse como “muy malo”, y por otro, del sufijo –ismo, que equivale a “conducta”. Por lo que se conoce como pesimismo a la propensión a juzgar las cosas por su aspecto más desfavorable o negativo. Este concepto es el opuesto a optimismo, que consiste en analizar las situaciones a partir de una dimensión más favorable.

Aunque se tache de pesimistas, no se puede ovacionar, ni mucho menos de celebrarse que las cosas se ven ligeramente mejor que hace un año; a pesar de que se dice han sido enormes las dificultades que han tenido que sufrir los administradores financieros de este país, no hay manera de controlar las emociones económicas de los consumidores, cuando se ve que ha subido el precio de la canasta básica.

Según las estadísticas del INEGI, en el presente año, los directivos empresariales se presentaron más pesimistas sobre la situación económica presente y futura de sus empresas así como de la situación económica presente y futura del país. Asimismo se señaló que  en lo que va del año también disminuyó la percepción de inversiones en el país, manifestándose un retroceso económico respecto al año pasado.

En este sentido se distingue que la economía mexicana, ha estado fría últimamente y aunque se esperaba que comenzara a calentarse un poco durante los primeros meses de 2015, todo demuestra que será otro año más de bajo crecimiento, juzgue usted mismo tomando en cuenta los últimos resultados.

Pues hay que destacar que el secretario de Hacienda aseguró que los indicadores macroeconómicos son mejores de lo esperado y prueba de ello es que la deuda pública equivale a 44 por ciento del PIB. Además indicó que hay disponibles 195 mil millones de dólares de reservas y 65 mil millones en un crédito flexible del FMI, que permiten al gobierno enfrentar las presiones cambiarias y mantener el precio del dólar en rangos convenientes para la economía.

Es por ello que se pudiera pensar entonces que esa percepción pesimista de la economía es hoy equivocada, ya que según el IMSS con los programas de formalización del empleo y con la expansión de la economía, cada vez son más los registros de empleados. Y es indudable que se puede caer en exageración ante cualquier dato que resulte medianamente bueno, buscando el optimismo financiero como hoy los consumidores exageran el pesimismo; pues los datos enfatizan el conflicto a largo plazo que emprenden las autoridades, luchando por reemerger la economía mexicana tras casi tres años de descenso.

Infortunadamente para el gobierno, el desplome en los precios internacionales del petróleo mientras el país se preparaba para abrirse a la inversión privada en energía por primera vez en casi 80 años, acarreó resultados desfavorables como han sido los bajos ingresos, ya que México depende del petróleo para financiar un tercio de su presupuesto.

La realidad es que es mejor ver el vaso medio lleno, así es que le recomiendo que mejor se contraponga al pesimismo económico; creyendo y confiando en los firmes informes de optimismo sobre el crecimiento económico, que los funcionarios responsables de las políticas monetaria y fiscal han venido exponiendo.

Es indisputable que el gobierno está tratando de manejar mejor las perspectivas para que los mexicanos puedan apreciar el beneficio de las reformas estructurales promovidas en los dos primeros años de la presidencia de Peña Nieto, principalmente las que promueven los préstamos, impulsan la competitividad, reducen los costos de las telecomunicaciones y estimulan a un sector energético que se está disminuyendo.

No pierda la esperanza en México, piense que algún día repuntara económicamente, confié en la creación de un nuevo modelo económico, que circunscriba políticas de interés social que ayuden a establecer una mejor calidad de vida y el equilibrio económico para las familias mexicanas. 

 

 

NN Noticias Sinaloa 2015. Todos los derechos reservados.