[ Cerrar ]

¡Platillos voladores en el Humaya!


Publicado el 26 de Septiembre del 2016 11:27 a.m. OPINIÓNAndanzas



Por Ernesto Leyva

 

Era el año de 1981 veníamos del Río Humaya de bañarnos  y de jugar toda la raza cuando pasamos por una casa clásica del Humaya que estaba  llena de llantas, nos llamaba mucho la atención  ver esa cantidad de artefactos juntos. 

Al llegar a nuestros dominios el "Tavo" mentiras  y los que lo acompañábamos  miramos asombrados que el "Moco" tenía un carrito de pedales y en esa época era lo máximo; todos los chiquillos de esa época se le quedaban mirando como animal raro. 

En eso el "Tavo"  se me quedó mirando como si se acabara de echar un extra largo, y me comenta: se me ocurre una idea vamos a hacer felices a estos morros; ven acompáñame; me llevó al patio y me enseñó una alcancía enterrada toda oxidada, les sacó unos fierros  y me dice vámonos.

Lo acompañé y fuimos derechito a la casa de llantas; al preguntarle al dueño que si a cuánto le daba una llanta, este se ríe y le contesta, muchacho llévatelas todas si quieres es un cochinero y me harías un gran favor que te llevaras algunas ¡ah! y si encuentran por ahí a mí perro “toto” me lo traen tengo años que se me perdió en esa jungla de llantas. 

Casi me gana "la gana" con la risa que me dio, vamos dice el "Tavo" vamos al aserradero, llegamos y agarramos fajillas de desperdicio que ahí las regalaban con tal de que te llevaras el cochinero. 

El "Tavo" mentiras y yo acarreamos una bolas de cachivaches a la cuadra, al llegar todos se nos quedaron viendo y más al ver el basurero. Bueno dice el "Tavo", morros agárrense por que les traigo un sorpresa. El "Tavo" agarró una llanta y con la fajilla lo palanqueó provocando que esta se moviera. A todos los morros se les cayó la baba con el invento del "Tavo" que quedaron paralizados, ¿qué esperan? agarren su llanta y a jugar a los platillos voladores. La botana se puso tan bien que hasta el "Moco" abandonó  su carrito de pedales y pidió su llanta, en un abrir y cerrar de ojos todos estábamos en movimiento.

La neta "Tavo", que gran invento; todos estamos agradecidos contigo. Todos le hicimos bola al "Tavo" lo levantamos hacia el cielo cantándole ¡hurra!, ¡hurra!, ¡viva el "Tavo"!. 

A lo lejos veo a la mamá del Tavo cruzada de manos con un sonrisa de oreja a oreja diciendo:  “Ese es mi Tavito de inventor” y se echó un sorbo de café y un virotazo.

 

 

 

NN Noticias Sinaloa 2015. Todos los derechos reservados.