[ Cerrar ]

Políticas Económicas


Publicado el 28 de Febrero del 2017 1:14 p.m. OPINIÓNEl Clarín Por: Juan Bernardo Martínez Ventura



 

Por: Juan Bernardo Martínez Ventura

Sin duda el principal y más grande tema polémico en la política de cualquier país es el manejo del dinero. Y es que en México millones de pesos se pierden entre reglas, legalidades ocultas y estrategias que al ser auditadas NO dicen que el dinero es robado, como tal, por quien lo maneja, sino que lo presentan como “irregular” o “perdido”. La realidad es que finalmente es un dinero que no es recibido para quien es destinado, es decir, no llega en beneficio al pueblo.

En días pasados La Auditoría Superior de la Federación presentó su informe general de la Cuenta Pública 2015 ante diputados de la Comisión de Vigilancia, en el Salón Legisladores de la Cámara de Diputados. Hay varios detalles que a mi parecer es importante notar; PRIMERO, que lo que se auditó es una Cuenta Pública que se ejerció desde el 2015, no es una cuenta en tiempo real en donde se pueda monitorear el destino y uso del dinero entregado a los gobiernos, secretarías e instituciones. SEGUNDO, que se mostraron “irregularidades” por más de 165,000 millones de pesos, de ése dinero 31,744 millones de pesos NO se saben dónde está (por no decir que se lo robaron), y la otra parte (33,449 millones) fueron mal gastados o mal justificados por parte de los gobiernos estatales, federal y/o sus instituciones. TERCERO, que se le pidió a los gobiernos que justificaran el destino y uso del dinero, y se les dio un plazo de 30 días para esto, pasando los 30 días iniciarán seguimiento penal sobre los responsables (de verdad me gustaría mucho ver esto, y más que por gusto o placer, es porque quiero ver a quiénes van a perseguir penalmente, de qué los van a acusar y cuánto del dinero perdido van a recuperar). CUARTO, que se reconoció que la principal manera de que se crearon esos montos irregulares, perdidos y robados, fue por asignar presupuesto sin el proceso establecido para la licitación de obras públicas; la segunda manera fue el desvío de recursos destinados para programas de diferentes dependencias, como por ejemplo La Cruzada Nacional Contra el Hambre, entre otros; la tercer manera en la que se desviaron fondos fue “lavando” el dinero “apoyando” a instituciones universitarias, para después sacar el dinero sin auditoria alguna.

El dinero perdido, robado o sin justificar no es el problema, el problema es que hubo quien lo perdió, lo robó o no lo justificó, y que además EXISTE UN SISTEMA que permite que eso pase, y EXISTE ese sistema porque quienes manejan el dinero, es decir quienes gobiernan, QUIEREN que así funcione el sistema, para que les permita de alguna manera obtener beneficio sin que sean perseguidos penalmente, ya que no son considerados como rateros, simplemente como “malos administradores”.

No podemos evitar pensar que posiblemente dentro de estos 30 días, “habrá modo” de que los gobiernos justifiquen el dinero o sobornen a quien está pidiendo la rendición de esas cuentas, y no podemos evitar pensarlo porque como población ya no confiamos en quien administra el dinero del país.

De alguna manera, es triste pensar y aceptar que tenemos gobernantes dispuestos a corromperse y enriquecerse con el dinero del pueblo, y que además tuvieron esa meta desde el inicio de sus carreras políticas. También es triste considerar que el MANEJO DEL DINERO sea el principal interés de los políticos y que en bandera de ayudar al pueblo con programas sociales u obras públicas, deseen obtener beneficios propios.

Yo me pregunto si habrá alguna institución financiera exitosa que maneje el destino y uso del dinero como lo hace el gobierno mexicano, Y ESTOY SEGURO QUE NO. En México se requiere contar con personas honestas, sin egoísmo, sin codicia y con amor a México y a los mexicanos; además se requiere de un SISTEMA NUEVO, que emulando los sistemas bancarios efectivos, conduzca el dinero al cumplimiento de objetivos sin desfalcos, bajo la vigilancia de los recursos en tiempo real.

El Clarín de México ha diseñado y tiene como propuesta, la institucionalización de un banco paralelo al Banco de México, que se encargue de la entrega, auditoría y fiscalización de los recursos del país, y hacerlo en tiempo real; evitando la corrupción y el oportunismo político, protegiendo el gasto nacional y garantizando el honesto cumplimiento de los servidores públicos. Además que en conjunto con las instituciones dedicadas a los dineros nacionales y trabajando de manera coordinada con los programas sociales, consigan la meta de terminar con la pobreza en el país.

Por supuesto que es posible lograr esto, afirmar lo contrario sería como asegurar que los bancos internacionales no funcionan en su complejidad.

México cuenta con la tecnología y herramientas necesarias para construir este sistema nuevo, pero se requiere de un nuevo gobierno que esté dispuesto a hacerlo. Ése gobierno emanará únicamente del pueblo, y cada ciudadano debe de ser consciente de esto. HAY QUE TRABAJAR EN ESTO Y LOGRARLO. 

 

 

NN Noticias Sinaloa 2015. Todos los derechos reservados.