[ Cerrar ]

“Políticas económicas”


Publicado el 7 de Agosto del 2017 9:18 a.m. OPINIÓNEl Clarín Por: Juan Bernardo Martínez Ventura



Por: Juan Bernardo Martínez Ventura

 

Existe un sinfín de círculos de acción dentro de la vida del país, algunos círculos viciosos y otros no, hay círculos que deben de romperse (como el de la pobreza y el desempleo), y otros que deben de arreglarse (como el del trabajo y las pensiones o jubilaciones), otros que fortalecerse (como el de la educación, la salud, el transporte, las comunicaciones, etc.), En fin, hay muchos aspectos que están relacionados entre sí, ya sea directa o indirectamente; y si en el futuro, el país mejora o empeora, tiene que ver por la manera en la que se trabaja con todas estas interrelaciones de aspectos existentes en la vida nacional.

Uno de esos círculos que se gana por mucho mi prioritaria atención, es la economía, LA ECONOMÍA NACIONAL, sobre todo en la parte de lo contrastante y contradictorio que se presenta a un país que está (según los políticos) con una economía creciente y en desarrollo, cuando al mismo tiempo tiene a más de 11 millones de personas en la pobreza. ¿Cómo es que se puede decir que se tiene un país con economía creciente y al mismo tiempo con gente en la pobreza?, ¿o con cada vez más cantidad de pobres?

Y es que el gobierno interviene en la economía del país estableciendo planes y estrategias, para que dentro de los márgenes de la ley se establezcan los instrumentos, para que se logren las metas que han sido establecidas para el beneficio del país. A esta intervención del estado se le llama POLÍTICA ECONÓMICA, la cual existe para mejorar y acrecentar el desarrollo económico del país y llevar a cabo acciones para lograr estabilidad monetaria, estabilidad de precios, asignación de presupuestos para distintos aspectos y programas de gobierno, reducción de desempleo, desarrollo de mercado interno, recaudación y distribución de impuestos, entre otras cosas. Cosas que tienen que ver con dinero.

Sin embargo, ALGO DEBE DE ESTAR MAL (seguramente está mal algo), entre toda esa política económica y su modo en el que manejan los dineros nacionales, cuando se logra que Javier Duarte en la posición que tuvo de gobernador de Veracruz, ya de por sí un estado calificado como pobre, haya logrado el desfalco de millones de pesos, y se haya hecho dueño de numerosas propiedades, claro que muchos colaboraron con él y se vieron beneficiados en complicidad con sus delitos, pero lo nombramos como uno de tantos ejemplos que podríamos dar, pero me llamó la atención el comentario que uno de sus defensores hizo cuando se le acuso de dejar al estado en la pobreza, comentó que de todos modos el estado es pobre.

Algo debe de estar mal dentro de toda es POLÍTICA ECONÓMICA de la que presumen tanto como para que esto esté sucediendo, y no sólo con este exgobernador, sino con todos los actos similares en donde el fraude, el cohecho, la corrupción y muchos delitos adjuntos se cometen bajo todas las luces de la política económica que se supone no permite estas acciones. ¿Qué está mal entonces?, ¿acaso es el sistema el que no sirve?

Para saber que una política económica está funcionando, los políticos que las establecen toman en cuenta los siguientes aspectos: Que cumpla con sus metas y objetivos; Que los recursos que se emplean no sean excesivos; Que no haya desperdicios de recursos; Que exista eficiencia en el manejo de recursos; Que no haya desviación de recursos según el destino propuesto; Que no provoque trabas burocráticas; Que se aplique todo el proceso administrativo de manera funcional (incluyendo las licitaciones, por supuesto); Que todos los movimientos, procesos, y dineros sean auditables, Que la aplicación de las estrategias sean costeables, ETCÉTERA, ¡puras cosas buenas y bonitas!. Cosas que si las contra evaluamos una y otra vez, nos daremos cuenta que no están siendo cumplidas. Entonces podríamos concluir que la política económica mexicana está trabajando, pero no funcionando en la totalidad como se espera.

¿Entonces qué procede? CAMBIARLA de tal modo que funcione de tal modo que no permita fraudes de ningún tipo y de ninguna cantidad y que al mismo tiempo provoque la desaparición de la pobreza. Cuando eso suceda entonces será porque los políticos estarán haciendo bien su trabajo de beneficiar al pueblo.

Me parece que es un mayor logro que no haya pobreza en el país, a que el que país sea rico aunque tenga pobres. La simple idea de que el sistema de manejo y administración del dinero público NO permita el desfalco es mejor que estar persiguiendo a políticos delincuentes.

Entonces hay dos cosas que deberían de hacer los políticos en el poder: desparecer la pobreza y establecer un efectivo sistema de manejo y administración de dinero. Si dirigen su interés en este par de políticas económicas tendríamos a corto plazo un mejor país en consecuencia.

 

juanbernardo@elclarinmx.com

 

 

NN Noticias Sinaloa 2015. Todos los derechos reservados.