[ Cerrar ]

Problemas de conducta de niños en las aulas; ¿Cómo tratarlos?


Publicado el 22 de Mayo del 2018 10:52 a.m. EXPRESIÓNMISCELANEA



Si quieres aumentar la motivación de tu hijo ante el estudio, establece junto a él una serie de recompensas diarias, semanales y trimestrales

NN Noticias / Agencias

 

Los problemas de conducta en el aula, niños de primaria, de preescolar y en general en la infancia, se deben en muchos casos a que los niños reciben más atención –y más reforzamiento- cuando tienen un mal comportamiento que cuando actúan de forma adecuada.

 

LOS PROBLEMAS DE CONDUCTA EN NIÑOS MÁS COMUNES

 

1. RABIETAS                                                                            

Este es un problema muy frecuente en niños, que seguramente hayas experimentado en numerosas ocasiones.

Las pataletas de los niños, los gritos y llantos desmesurados y repentinos, constituyen una fuente de malestar para los padres y, en muchas ocasiones, los niños logran salirse con la suya actuando de este modo.

Se considera dentro de la normalidad cuando lo manifiestan entre los 2 y los 3 años, siendo menos frecuente en edades más avanzadas.

En estas ocasiones, es mucho más probable que los padres cedan ante las peticiones de los niños para evitar que se produzca una rabieta aún mayor, dejándolos en evidencia en público.

Por ello, para que se tome tus instrucciones en serio, es importante que le demuestres que no va a suceder, que no vas a atenderle por mucho que grite.

 

2. AGRESIVIDAD Y CONDUCTAS DESAFIANTES   

Los niños que presentan comportamientos agresivos constantemente suelen provocar mucho malestar a sus padres, puesto que perciben que no pueden dominar a su hijo y controlar su conducta.

Poco a poco, estos niños van tomando el control de las personas de su alrededor, haciendo lo que les apetece y con la seguridad de que sus padres no les van a contrariar.

Como puedes observar, se trata de un problema que va agravándose con el paso del tiempo, por lo que debe comenzar a tratarse cuanto antes.

Aprender a decir NO. Incluso si te amenaza, insulta o agrede, debes mantener tu postura y hacerle ver que no cederás si actúa de ese modo. Sé firme y no dejes que se salga con la suya con este comportamiento.

Nunca utilices el castigo físico. Este tipo de castigo no suele funcionar y lo único que provoca es que se frustre y utilice la violencia contra otras personas u objetos.

 

3. PROBLEMAS DE CONTROL DE ESFÍNTERES

La adquisición del control de esfínteres se presenta a edades diferentes, según el niño del que se trate.

Normalmente, estas edades oscilan entre los 2 y los 6 años, produciéndose primero el control de la caca y después el de la orina.

A veces, los niños controlan el pis durante el día pero tienen problemas de retención durante la noche, hasta una edad más avanzada.

Si tu hijo/a tiene dificultades en relación al control de esfínteres, lo primero que debes hacer es consultar a un médico especialista que descarte problemas fisiológicos.

Es un error común intentar comenzar una terapia psicológica sin haber acudido al médico en primer lugar.

Si se descartan problemas médicos, se pueden iniciar varios métodos diferentes:

Modificar hábitos diurnos y nocturnos. Si tu hijo no puede controlar el pis por la noche, puedes cambiar algunas rutinas, como evitar que beba en exceso a partir de la cena o despertarlo a la hora que suele ocurrir el episodio de incontinencia.

Si lo despiertas entre 10-15 minutos antes de que haga pis en la cama, puede ir al baño y evitar que esto suceda.

 

4. BAJA MOTIVACIÓN ANTE EL ESTUDIO               

Seguro que has experimentado frustración con tu hijo/a porque no dedicaba tanto tiempo al estudio como te gustaría.

Muchos padres tienen la misma sensación hoy en día, puesto que vivimos en una sociedad altamente competitiva que concede mucha importancia a los resultados académicos –a expensas del esfuerzo-.

Otro problema frecuente es pensar que a los niños no se les debe premiar por hacer su deber, puesto que se considera una forma de “chantaje”.

 

5. TIMIDEZ E INSEGURIDAD                                       

La timidez en niños no provoca tanta preocupación por sus padres como los problemas que hemos descrito anteriormente, puesto que no alteran la dinámica familiar y no suelen ser motivo de conflictos.

De hecho, muchos niños han sido catalogados como tímidos desde pequeños y no se le ha prestado ningún tipo de atención a este problema.

 

 

NN Noticias Sinaloa 2015. Todos los derechos reservados.