[ Cerrar ]

Promesas de campaña


Publicado el 29 de Enero del 2018 10:04 a.m. OPINIÓNEl Clarín Por: Juan Bernardo Martínez Ventura



Por: Juan Bernardo Martínez Ventura

 

En esta semana que ha pasado, escuché a un político decir que “en cuanto [su partido] ganara la presidencia tendrían seis años para llenarse los bolsillos de dinero, que ellos ya tenían todo planeado, sacar dinero de obras públicas y programas de beneficencia social”.

Además del enojo que causó el escuchar eso, me hizo pensar en las campañas políticas, en todas las intenciones de proyectos que todos los partidos tienen, y que todos sus candidatos son blancas palomas queriendo hacer un cambio, tal cambio que ya habían prometido respectivamente en la campaña anterior, que también prometen que no habrá más corrupción (ya lo habían prometido antes), y también prometen transparencia (que ya lo habían prometido), y además prometen combatir a la pobreza, ¡Y LO PROMETEN COMO SI NO LO HUBIERAN PROMETIDO ANTES!; me acordé repentinamente de cuando un tío le prometía a su esposa que ahora sí el año que empezaba la iba a llevar a la playa, y ella con una actitud de “sí cómo no” decía: “jajaja, puras promesas de campaña”, y lo dejaba hablar, sabiendo que no cumpliría, y que el siguiente año nuevo diría lo mismo.

De haber sido aplicadas todas las promesas de campaña desde que yo tengo memoria, seguramente en México ya no habría pobreza, el pueblo gozaría de un país de primer mundo, con buenísima educación, sin miedo a la violencia (porque no habría violencia), con empleos bien pagados, y los poderes de la Unión serían santuarios de personas moralmente intachables, y casi santificadas por su humildad, bondad y servicio desinteresado, ¿PERO QUÉ CREEN?... ¡NO ES ASÍ!

En las campañas políticas tal parece que el pueblo mexicano es considerado por los partidos y sus candidatos, como un pueblo que está dispuesto a escuchar promesas de campaña y seguir creyéndolas, en otras palabras, nos creen tontos creyentes de sus mentiras. En las campañas políticas, todos los candidatos y sus partidos se convierten en angelicales expertos en marketing, muy hábilmente capacitados en el uso de las herramientas de comunicaciones e informática para hacer llegar sus “promesas de campaña” a todos los mexicanos que puedan. (además así justifican el gasto excesivo que tienen en esas actividades). En cada año electoral, vemos y conocemos cuál es el verdadero trabajo de los partidos y sus militantes: que los mexicanos les crean sus mentiras. ¿Y porque son mentiras?, porque son las mismas promesas de campaña que han tenido en los últimos 40 años y más.

La segunda cosa que vemos en las campañas es que procuran hablar mal de sus contrincantes, esto es muy penoso, porque además que nos llenan de promesas de campaña, mutuamente se consideran viles seres humanos, todos contra todos. O sea, que prácticamente un grupo de mentirosos predican sus mentiras, para finalmente no hacer efectivas esas “promesas de campaña”. Y ya como algo muy visible que tenemos en este espectáculo es el desperdicio de artículos de campaña, mantas, volantes, camisetas, gorras, tortas, etcétera, artículos que eventualmente llegan a ser basura publicitaria de campaña, millones de pesos desperdiciados con mentiras.

Pero habrá quien diga de los elegidos pasados: “ha hecho mucha obra pública”, y considerando que ha hecho algo adelante viene la frase dorada: “por lo menos no se roba todo y deja obra pública” jajaja!.. Y SÍ, quienes dicen eso son precisamente el tipo de personas engañables (quienes se dejan engañar) a quienes están dirigidas las campañas políticas. ¿Y cómo se les dice a esas personas en el argot mexicano?...

Ah!.. PUES ASÍ es como son considerados quienes hacen caso a las “promesas de campaña” por quienes hacen las campañas.

Por más inteligentes que parezcan esas promesas, nunca serán totalmente llenas de intención verdadera, porque precisamente lo que quieren los partidos políticos y todos sus candidatos en todas sus posiciones perseguidas, es tener algunos años para llenarse los bolsillos de dinero.

¡ENTONCES! Cuando escuches a candidatos que no sean partidistas y que conozcas como tus vecinos, gente que venga del pueblo, con promesas locales conocidas por todos y te muestre la receta para lograr esas promesas; y que cuando los escuches sientas honestidad en sus palabras, que no gasten dinero excesivo en sus campañas y que estén dispuestos a ganarse un sueldo justo y moderado como servidor público y que no esperen beneficios personales, ENTONCES Y SÓLO ENTONCES, presta atención a sus palabras.

Te invito a que analices las promesas de campaña de todos los candidatos de todos los partidos, y cuando sientas que mienten YA SABES lo que hay que hacer con eso…

 

 

NN Noticias Sinaloa 2015. Todos los derechos reservados.