[ Cerrar ]

“PROPOLÍTICA”


Publicado el 17 de Julio del 2017 1:37 p.m. OPINIÓNEl Clarín Por: Juan Bernardo Martínez Ventura



Por Bernardo Martínez

 

Cuando hablamos de paz, de democracia, de prosperidad, de trabajo, realmente estamos hablando de amor. Como ya lo hemos publicado en este mismo espacio en alguna edición anterior, EL AMOR ES LA CAPACIDAD DE DAR SERVICIO (DE HACER ALGO POR ALGUIEN MÁS) SIN ESPERAR RECOMPENSA ALGUNA A CAMBIO. Esto es hacer las cosas CON AMOR y POR AMOR, cuando hacemos las cosas en beneficio de los demás SIN buscar beneficio propio. El amor se empieza a poner en práctica cuando estamos DISPUESTOS a beneficiar a los demás SIN el deseo de obtener alguna recompensa o beneficio propio. AMAR A MÉXICO es entregar nuestros medios, talentos y esfuerzos en beneficio de México como territorio soberano y libre, en beneficio de los mexicanos y en beneficio de la humanidad en general ¡SIN EL DESEO DE SALIR BENEFICIADOS PERSONALMENTE!

Quienes practican el AMOR practican la libertad, el respeto y la inclusión. E insisto: EL NO PRETENDER BENEFICIO PROPIO es una característica básica para que el amor sea verdadero amor. Quienes comprenden al amor y lo viven, no lo confunden con deseos carnales, vanos o egoístas. (Disculpen lo redundante, pero es necesario comprender esto). Las personas que aman a México son quienes lo salvarán de la existente tendencia decadente. Quienes no practican el amor en el servicio público, son los que tienen a México en la decadencia.

México ha sufrido del mal del desamor. Durante muchos años, hemos tenido gobernantes, líderes y administradores que dentro de su actividad política, por muy pequeña o grande que sea, pretenden obtener beneficio propio, esto les ha llevado a trabajar con la corrupción como elemento necesario, les ha llevado a vivir con compadrazgos y fraternidades en la búsqueda de su beneficio propio, y finalmente se han convertido en criminales, dañadores del país de innumerables maneras. En conclusión, TODOS los eventos de impunidad, corrupción, y delincuencia NO TIENEN NI UN GRAMO DE AMOR, los gobernantes, líderes políticos y administradores NO AMAN a México, porque si así fuera ya no habría pobreza, etc.

Gracias a los evidentes y terribles resultados, la gran mayoría de los mexicanos desprecian a la política y las actividades relacionadas con ella, y además han perdido la esperanza de un México glorioso, y aún en búsqueda de esperanza muchos se dejan guiar por líderes sin amor, ya que también buscan beneficios propios.

Me parece necesario que establezcamos como ciudadanos una nueva palabra para que nos sirva de estandarte, un término que nos mantenga dentro de los lineamientos del servicio desinteresado y sin fines personales, y que al mismo tiempo nos permita exigir a todos los pretendientes a gobernar a que busquen servir con amor.

Sin aras de vanidad, encuentro que la nueva palabra que nos ayudará en nuestro avance humano y nacional es la de PROPOLÍTICA, hacer política verdadera y original, trabajar desinteresadamente en PRO de la gente.

Hay que darle énfasis e importancia a la PROPOLÍTICA, diferenciándola de la política tradicional que la mayoría de las personas conoce, esa política corruptible, egoísta, interesada, asesina, oportunista, ventajista, abusadora, codiciosa, esa política que debe de dejar de ser usada.

Quien haga PROPOLÍTICA, estará trabajando con el conocimiento previo de que no buscará beneficio propio y que todos sus hechos deben de procurar únicamente beneficiar al pueblo. El precepto de la PROPOLÍTICA exige a quien pretenda gobernar, que su único interés sea el de beneficiar al pueblo.

En la PROPOLÍTCA no existe la corrupción ni el desfalco, no existe la impunidad ni la irresponsabilidad, no existe la injusticia, no existe el autoritarismo, no existe la intolerancia. Cuando la PROPOLÍTICA sea parte integral del trabajo público se notará la diferencia en el diario vivir de nuestra nación, inicialmente entre los mexicanos se renovará la esperanza de un país mejor. La educación será mejor, los servicios de salud serán satisfactorios, la justicia funcionará mejor, etc. La PROPOLÍTICA surtirá un inmediato efecto positivo en el pueblo de México.

Entonces, definimos como PROPOLÍTICA a la actividad social en PRO del servicio público sin la intención, pretensión o deseo de obtener riqueza o algún tipo de beneficio propio, sino únicamente su fin es beneficiar al pueblo.

La PROPOLÍTICA defiende la democracia, la libertad, el voto, los derechos humanos, la tolerancia, el respeto, el conocimiento, la igualdad, el progreso, la educación plena, el común acuerdo, la ecología, el servicio, las virtudes humanas y todas aquellas cosas que provocan progreso, paz y felicidad a la vida de las personas.

Cuando los que quieren gobernar, realmente decidan sólo dar servicio público sin esperar beneficiarse ellos, estarán haciendo PROPOLÍTICA, y entonces estarán amando a México. Hagamos que la PROPOLÍTICA sea aplicada.

 

 

NN Noticias Sinaloa 2015. Todos los derechos reservados.