[ Cerrar ]

Se acabó la “minita” de oro


Publicado el 30 de Julio del 2018 8:26 a.m. EDITORIALEDITORIAL



Desde hace muchos años atrás, los partidos politicos y sus integrantes  han encontrado una fuente de ingresos suficiente (y a veces hasta excesiva) para mantener un nivel de vida envidiable; lo que los ha convertido en el vivo ejemplo de la corrupción; esto ha ocasionado el ya famoso hartazgo social y que, claramente explica el sorprendente resultado electoral del pasado 1 de julio.

La sola confirmación de que las organizaciones partidistas con registro recibirán, por concepto de prerrogativas, sólo a nivel federal, recursos por más de cuatro mil 713 millones de pesos, evidencia lo excesivo de su gasto y lo justificado del malestar social en su contra, en un país donde, como es el caso de México, algo más del 50% de la población vive en condiciones de pobreza.

Eso sólo justifica la positiva reacción que a nivel popular y en no pocos ámbitos sociales “superiores” está generando la explícita intención del futuro gobierno y de su representación en el Congreso de la Unión, en particular, de promover reformas legales inmediatas que, ya el próximo 2019, permitan reducir en 50% el monto de los recursos que entrega el Instituto Nacional Electoral, y en los estados las instancias equivalentes, a los partidos.

Tan en serio hablan Morena y López Obrador, que, el día de ayer la diputada Alicia Barrientos presentó en la Comisión Permanente una primera iniciativa en tal sentido que, seguramente, será discutida y eventualmente aprobada apenas inicie actividades la LXIV Legislatura federal, antes aun que se reciba la propuesta de Presupuesto de Egresos de la Federación 2019, con objeto de posibilidad de que la misma entre en vigor al arranque del nuevo gobierno y con ello acabar con el majestuoso enriquecimiento en los partidos.

La sola propuesta, recibió un apoyo inmediato de los representantes de algunos otros partidos que destacaron su disposición de apoyar un eventual esfuerzo de austeridad en este campo, advirtiendo del serio riesgo de debilitar algunos partidos que prácticamente vivían de estos recursos.

La alternativa entonces, sería avanzar en una reforma integral que, si bien reduzca drásticamente el monto de prerrogativas oficiales, amplíe los ahora reducidos márgenes que la propia ley fija para la eventual recepción de recursos provenientes de militantes y simpatizantes del sector privado.

El asunto ya está sobre la mesa, ahora habrá que ver cómo le va al nuevo Congreso con este tipo de propuestas.

 

 

NN Noticias Sinaloa 2015. Todos los derechos reservados.