[ Cerrar ]

SI SOY YO


Publicado el 26 de Julio del 2017 11:18 a.m. OPINIÓNSéneca



Por: Séneca

 

¿Qué pensaría usted si un día llega un desconocido, y le dice, por favor préstame $10,000 pesos?, obvio va a rechazar la petición, o tal vez si es un conocido, pero sabe que no paga, a lo mejor su respuesta será, no tengo dinero, no puedo prestarte.

En ese momento esta persona al escuchar la respuesta le responde, yo sé que si tienes dinero y le muestra a usted un estado de cuenta de su cuenta bancaria donde dice que tiene más de los que le está pidiendo, ¿Qué pensaría?, tal vez lo siguiente que usted diga es, ¿Quién te dio ese documento?, obvio lo consiguió en el banco, pero ¿Cómo lo consiguió?

Está claro que alguien del banco se lo entregó, ¿Cómo lo convenció? Eso ya depende de cada persona, suena ilógico, ¿no?, ¿Por qué suena ilógico? -aunque no imposible -, porque sabemos que los bancos no proporcionan información de sus clientes a nadie excepto al titular de la cuenta previa identificación.

Permítame contarle algunas experiencias de un servidor cuando me encontraba como cajero en una sucursal bancaria, llegó una persona a cobrar un cheque, el documento venía a su nombre por lo que al ser un cheque nominativo estoy obligado a identificar al último tenedor del cheque, le solicité su identificación a lo que la persona me responde, -no te preocupes si soy yo- quería que sin saber yo quien era él supiera con toda certeza que sí era el, el beneficiario del cheque, ¿infantil no? Pues sucedió, otro cliente llega y le pide a un ejecutivo de cuenta un detalle de los movimientos de su cuenta de cheques a lo que el ejecutivo solicita su identificación y la persona responde -no la traigo, ¿acaso ocupo mi identificación para saber cómo está mi cuenta de cheques?, es mi dinero, si no me da lo que solicito cancelaré la cuenta y me llevaré el dinero a otro lado.

Había un joven que cada quincena llegaba a retirar de su cuenta de nómina, llenaba una ficha, y al firmar, firmaba diferente a como estaba registrado en el banco, le comenté -joven la firma debe ser la misma que tenemos registrada en el banco- a lo que el respondió -es que ya no firmo así, además ya tengo tiempo retirando así, ¿no ves que solo es una ficha de retiro y no un título de crédito (cheque)? -pregunte y efectivamente el joven ya tenía meses retirando de esa forma, pensé ¿a quién se le ocurre autorizar un retiro así?, nuestro único respaldo era precisamente la firma en la ficha además del llenado de esta de su puño y letra.

No tuve otra opción que rechazar el retiro y decirle al joven de una manera un tanto fuerte -disculpe pero no puedo autorizar su retiro, debe firmar como lo tenemos registrado, en todo caso actualice su firma para que no tenga este inconveniente- el joven me respondió -sabes que no puedes obligarme a hacerlo pues este documento no es un título de crédito, es solo una fichita de retiro-, -efectivamente- le respondí, -no es un título de crédito pero es el único documento que me respalda que usted vino y retiro de su cuenta por lo que en un futuro usted mismo puede venir y decirme yo no hice esos retiros-, yo pensé por supuesto que hay calígrafos pero el banco no va a gastar en eso, me los cobra a mí y punto.

Muchas son las experiencias de este tipo y aprendí una cosa, en la mayoría de los casos, nosotros mi querido lector somos quien le facilita las cosas a los defraudadores, ya que ellos llegan con la misma actitud hacia los ejecutivos bancarios para asustarlos y que estos accedan, la experiencia ha enseñado a los empleados bancarios a apegarse a las normas de la institución, sea como sea, por eso a veces los notamos intransigentes en cuanto a las peticiones que les hacemos.

Una de las cosas que más duele es cuando nos pegan en el bolsillo, y es que si a un cajero le falta dinero a él le cobran ese faltante, si le sobra no se lo dan, obvio, el banco lo registra como sobrante, ¿creerá usted que mucha gente piensa que si al cajero le sobra el banco le deja el dinero?, están en un gran error, así que si un día el cajero le da de más, regréseselo, pues dañará su economía.

Por eso los bancos piden tanta información cuando abrimos una cuenta de ahorros o de cheques y más si es a nombre de una empresa, además de que es información que le solicitan las autoridades bancarias y fiscales.

Estoy consciente y sé que también hay malos elementos en los bancos, de eso hay en todos lados y sabemos que así es, pero si nosotros mismos nos apegamos a los lineamientos del banco y obligamos al personal a hacerlo exigiendo cumplan con sus deberes, será más difícil que los malos elementos que se encuentran infiltrados en la banca no se puedan mover mucho.

Ayudemos a la banca a que proteja nuestros dineros, conozcamos sus políticas y apeguémonos a ellas, somos un alto porcentaje de la población que de una u otra forma nos relacionamos con el sistema financiero por medio de las instituciones bancarias por lo que para nuestra tranquilidad debemos seguir las reglas de seguridad.

En mi siguiente artículo platicaremos sobre quienes son las autoridades que intervienen en el sistema financiero Mexicano y como nos pueden ayudar a estar y usar mejor la banca en nuestro país.

 

 

NN Noticias Sinaloa 2015. Todos los derechos reservados.