[ Cerrar ]

Sinaloa en medio de la devastación


Publicado el 24 de Septiembre del 2018 9:03 a.m. EDITORIALEDITORIAL



Entre muchas cosas, México se caracteriza por ser una nación solidaria, sin importar cual sea la nación que lo requiere, los ciudadanos de buen corazón siempre están dispuestos a brindar su ayuda.

En esta ocasión no se trata de una nación extranjera, sino de uno de los estados que se ha caracterizado por ser de los más solidarios en tiempos de necesidad.

Es Sinaloa el estado del país que sufre los estragos de una depresión tropical, que al azotar diversos municipios de la entidad con fuertes vientos dejó serias inundaciones a su paso.

Estas han sido las lluvias más severas que se ha vivido en la entidad en los más recientes 10 años.

Sin embargo, y a pesar de la situación las personas salieron de sus casas para tratar de ayudar a otros que estaban más necesitados que ellos; por las calles se podía ver a las personas que le daban la mano a quienes en sus automóviles se quedaban varados y desesperados porque el nivel del agua empezaba a subir y no encontraban la forma de ponerse a salvo, sin embargo, llegaban los "ángeles guardianes" y les tendían la mano, a veces solo era necesario empujar el automóvil hasta colocarlo en un lugar donde estuviera a salvo, en muchas otras; era literalmente extender la mano para ayudarlos a cruzar los caudalosos arroyos.

Hubo cientos de familias que tuvieron que ser desalojados de sus lugares de residencia porque el agua les llegó más arriba de la cintura, niños eran cargados en brazos por los vecinos que generosamente acudían para ayudar.
También hubo personas que rescataron mascotas temerosas y con el agua al cuello, otros más ciudadanos que no dudaron en salir para llevar un poco de alimento y cobijo a los más desprotegidos.

Al no dar una alerta real del peligro que representaba esta tormenta tropical E-19, y considerar que solo eran unas "lloviznitas", las autoridades permitieron que el riesgo fuera mayor, pues miles de estudiantes dejaron sus casas para acudir a sus centros escolares, en donde pasaron una mañana tormentosa, llena de agua y temerosamente eran testigos de la inundación de la que eran víctimas sus escuelas, la angustia de los corazones de los niños era tal por estar lejos de su familia, fueron sus maestros la única protección que tenían, mientras estos también eran víctimas de la angustia al saberse lejos de sus hijos. 

Los padres de familia más osados no dudaron en atravesar arroyos y los "ríos" en los que se habían convertido las avenidas para ir a buscar a sus hijos; todos ellos arriesgando su integridad por intentar poner a salvo la de sus hijos.

Dicen los reportes preliminares que solamente hay una persona muerta por inmersión en líquido, dos más electrocutados y hasta el momento tres desaparecidos.

¿A caso no es importante la vida de esas personas que murieron?, ¿no cuenta el dolor de la familia que perdió a un ser querido?, o es que a la Autoridad responsable de alertar le dio miedo poner a todos los ciudadanos al tanto, ¿será a caso que no creyó que fuera para tanto?, ¿o es que realmente no le importa lo sucedido, pues su familia sí estaba protegida?.

Ciertamente es una falta de responsabilidad que no hayan suspendido clases en todos los municipios afectados, y qué decir de no alertar a la ciudadanía del verdadero peligro que representaba la Depresión Tropical.

Es lamentable el actuar que han tenido, si bien es cierto, muchas autoridades del área de seguridad  salieron a ayudar; estuvieron mano a mano con los ciudadanos;  hicieron todo lo que estuvo a su alcance, pero por desgracia no fue suficiente para evitar la muerte de algunos.

 

 

NN Noticias Sinaloa 2015. Todos los derechos reservados.