[ Cerrar ]

Un purgatorio deportivo


Publicado el 8 de Mayo del 2017 12:21 p.m. OPINIÓNDe Corazón Dorado - Por: Javier Llausas



Por Javier Llausás

El destino se juega a dos partidos. Hace dos años nuestro querido pez se encontraba en una posición similar de cara a una gran final por el ascenso, con el ánimo a tope y grandes ilusiones en cada rincón de la ciudad de Culiacán. Puedo recordar perfectamente el nerviosismo que sentía previo a la final de ida por el ascenso 2014-2015 frente a Necaxa, como si el profesor Carlos Bustos me contemplara para iniciar ante un estadio Banorte repleto.

Saliendo de la junta previa que se tiene un día antes de cada partido con autoridades de la liga y con el trabajo del día cumplido nos fuimos a cenar como lo dictaba la tradición de aquella liguilla con mi gran amigo Toño Rodríguez, quien tenía la experiencia de un ascenso vivido como director de comunicación con el Club Tijuana.

Toño, viejo lobo de mar en estas instancias detectó rápidamente mi nerviosismo y giramos la plática entorno la instancia que vivía el gran pez, siendo nuestra conclusión personal que estos dos juegos eran un “purgatorio deportivo”, dentro del cual los equipos se encontraban en medio de un limbo donde todo podía pasar. Para empezar no era un juego de primera división, sino que eran dos campeones de un torneo de Ascenso jugándose un lugar dentro de los 18 mejores equipos de México, por cual entonces tampoco era un juego de liga de ascenso ya que esas instancias ya habían sido superadas.

Era pues un juego en el purgatorio, donde por dos semanas te encontrabas con la posibilidad de llegar a la gloria o bien aterrizar de nuevo como si fueras un alpinista que cae desde la cumbre más alta cuando estas a punto de clavar la bandera que te acredita como el mejor.

Hoy Dorados se encuentra en una situación similar con dos juegos que lo separan de la alegría de volver a donde pertenece. A diferencia de hace dos años nuestro club tiene más experiencia y el tiempo juega a su favor con dos semanas que le darán perspectiva y descanso a un grupo de jugadores que línea por línea tienen el talento que se requiere para ganar la serie por el ascenso.

El final de aquel 2015 todos los sabemos, en Aguascalientes y en medio de un torrencial aguacero toda la familia Dorada celebramos una de las alegrías más grandes en la historia de nuestro equipo y personalmente no olvido las palabras de mi amigo Toño Rodriguez, “Ahora sí Javi, ya quedó”.

Vivimos el momento más importante del año, sigamos jugando nuestro papel como afición que ha sido extraordinario hasta el momento y apoyemos con todo hasta final por que el 20 de mayo queridos amigos, iremos juntos por otro campeonato.

El 20 de mayo volveremos a primera división.

 

 

NN Noticias Sinaloa 2015. Todos los derechos reservados.